Yolanda Díaz se blinda en el grupo parlamentario y diluye a Podemos en la dirección

Yolanda Díaz busca reducir al mínimo las turbulencias internas en esta legislatura y constituye una dirección parlamentaria con una mayoría de afines, donde Podemos queda diluido en la toma de decisiones. La dirigente gallega celebró este miércoles la primera reunión de este órgano de decisión, compuesto por diez miembros, de los que más de la mitad son próximos, y donde el partido de Ione Belarra tiene un papel testimonial, teniendo el mismo peso -un voto- que las fuerzas minoritarias como la Chunta Aragonesista o Més. Una manera de neutralizar a nivel interno la disidencia que los morados quieran escenificar.

El grupo plurinacional de Sumar integra a diputados de ocho fuerzas -Sumar, Podemos, IU, los comunes, Más Madrid, Compromís, Més y Chunta-, y tiene una correlación de fuerzas que ya es favorable a Díaz, que tiene 10 de los 31 escaños totales, frente a los 5 de Podemos, IU o los comunes, los dos de Más Madrid o Compromís o el representante único de Més y Chunta, respectivamente.

Esta cómoda mayoría de Sumar dentro del grupo, con casi un tercio de los dirigentes de la marca magenta, se amplía aún más en la cúpula parlamentaria, formada por diez personas con derecho a voto. Este órgano será el que decida cuestiones de especial relevancia donde no haya consenso. La voluntad de Sumar es que no tengan siquiera que producirse votaciones y que la hoja de ruta se dirima “por acuerdo” de amplias mayorías. Pero en aquellos puntos de conflicto, serán los votos de unos y otros los que diriman el rumbo a seguir en esta dirección, donde Yolanda Díaz se ha cuidado de rodearse de afines y donde el peso de Podemos, hasta ahora fuerza mayoritaria del espacio, tendrá la misma capacidad de decisión que el resto de fuerzas.

Yolanda Díaz en la reunión de grupo parlamentario. | EFE

Composición

La dirección parlamentaria está compuesta por los distintos portavoces del grupo y represetantes de aquellas fuerzas que quedaron sin portavocía, como son Podemos, IU y Más Madrid. Además de la propia Yolanda Díaz, que es presidenta del grupo parlamentario y cuyo papel en estas reuniones podrá delegar para estas reuniones en su número dos, Agustín Santos Maraver, hay dos personas más de su máxima confianza y procedentes de la ‘cuota Sumar’: la portavoz principal, Marta Lois, y Txema Guijarro, que repite como secretario general del grupo, un cargo que ya ocupó en la anterior legislatura con Unidas Podemos.

Junto a estos tres nombres del partido magenta, hay otras tres figuras figuras que también han exhibido una enorme proximidad hacia la dirigente, como es el caso de Aina Vidal, persona de total confianza de Díaz y portavoz adjunta de los comuns, el partido de Ada Colau que se convirtió en uno de los principales valedores de la vicepresidenta en funciones.

También está Iñigo Errejón como representante del partido Más Madrid, que ha entrado de lleno en el núcleo duro de Yolanda Díaz, llegando a formar parte de su equipo y mimetizándose con la plataforma de Sumar, pese a tener sobre el papel unas siglas distintas. Fue en la campaña electoral cuando Errejón cobró protagonismo dentro de la candidatura. Su perfil mediático y conocido para el gran público, unido a su amplia experiencia en campañas electorales, le llevaron a convertirse en uno de los asesores de cabecera de la dirigente y a emerger de facto como un portavoz más de la candidatura.

Íñigo Errejón y Yolanda Díaz. | EFE

Otro de los diputados que se integran en la dirección es Enrique Santiago, secretario general del PCE, donde milita la propia Díaz, como representante de Izquierda Unida en este órgano. Santiago -a IU- fue uno de los grandes apoyos de la gallega en los últimos tiempos en la contienda abierta con Podemos en la pasada legislatura. Su experiencia en la negociación parlamentaria y la buena relación que mantenía con los dirigentes morados le convirtieron en una suerte de mediador entre ambas partes en los climas de máxima tensión, aunque Santiago terminó decantándose por Sumar después del belicismo mostrado por Podemos.

En los últimos tiempos la relación entre Díaz y Santiago ha vivido algunas tensiones, después de que la líder de Sumar dejase a IU sin portavoz propio y rechazase las pretensiones de este partido -con amplio arraigo en Andalucía- para conformar un subgrupo diese voz propia a los seis diputados andaluces. Antes de la campaña, la relación comenzó enfriarse. Aunque Izquierda Unida ha exhibido un apoyo sin ambages la dirigente recelaba de la fuerte presencia en listas del Partido Comunista, del que ella misma forma parte, ya que todos los diputados de IU tienen también carné del PCE, al igual que el diputado por Sevilla Paco Sierra, de la cuota Sumar. Pese a ello, Santiago siempre ha apoyado públicamente a la líder gallega y se sigue considerando una persona muy próxima.

Podemos, neutralizado

Estos seis perfiles -Díaz, Lois, Guijarro, Vidal, Errejón y Santiago- ya conforman una mayoría dentro de la dirección parlamentaria, donde también conviven perfiles menos cercanos a las tesis de Díaz. Es el caso de Lilith Verstrynge, secretaria de Organización de Podemos. El partido mantiene una guerra abierta contra la dirigente que volverán a escenificar sus máximos dirigentes en un acto este sábado.

De izquierda a derecha, Javier Sánchez Serna, Ione Belarra, Irene Montero y Lilith Verstrynge. | EFE

Con esta composición, las decisiones que adopte Díaz estarán blindadas en el grupo parlamentario, donde se adoptará en último lugar la posición que tome la dirección. Además de este control, se minimiza notablemente el papel de Podemos, que queda neutralizado ante posibles intentos de rebelión interna, al tener el mismo peso en la toma de decisiones que las formaciones minoritarias como la Chunta Aragonesista, que también cuenta con un voto a través de su diputado Jorge Pueyo, o Més per Mallorca, que hace lo propio a través de Vicenç Vidal. También estará Águeda Micó, portavoz de Compromís, que no está alineada con las tesis de Díaz y ya ha dejado claro que ejercerá su autonomía política en pos de la agenda valenciana, sin responder necesariamente a las directrices de Sumar.

Además de estos miembros, con derecho a voto, habrá representantes de fuerzas extraparlamentarias que tendrán voz pero no voto, como Alianza Verde (Fernando Rodrigo), Verdes Equo (Floren Marcellesi) y los miembros de la Mesa de Sumar, Gerardo Pisarello y Esther Gil, además del diputado Lander Martínez, que ejercerá como secretario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *