Wes Anderson y Roald Dahl, una pareja perfecta en Venecia

Como casi cualquier persona sensata en este mundo, Wes Anderson considera un error que los libros de Roald Dahl hayan sido reescritos para eliminar palabras en su día incluidas en ellas por el autor británico y hoy consideradas ofensivas. “Ninguna obra debería ser modificada por nadie que no sea el propio autor, especialmente si el autor ha muerto; es más, a mí ni siquiera me gusta que un artista modifique su propio trabajo”. Hoy, Anderson ha presentado en la Mostra ‘La maravillosa historia de Henry Sugar’, que no solo es su segunda película del año -hace apenas dos meses y medio estrenó en salas ‘Asteroid City’- sino también su segunda adaptación de un relato de Dahl tras la magistral ‘Fantástico Sr. Fox’ (2009). A lo largo de tan solo 37 minutos de metraje, cuenta la historia de un hombre rico que descubre la historia de un gurú capaz de ver sin usar los ojos y decide desarrollar la misma habilidad con el fin de estafar en los casinos. 

El cineasta Wes Anderson en Venecia. | EPC

En realidad, considerar la nueva película una adaptación es inexacto, puesto que se trata más bien de una recitación prácticamente palabra por palabra del relato, publicado originalmente en 1977. Contemplarla ofrece la sensación de estar asistiendo a una representación teatral en directo, en la que los decorados y el ‘atrezzo’ se van cambiando en tiempo real y, dirigiéndose directamente a cámara, los actores ejercen a la vez de narradores y personajes mientras hablan, como ya se ha convertido en costumbre en el cine de Anderson, a toda pastilla. 

El reparto incluye a Benedict Cumberbatch, Ralph Fiennes, Dev Patel, Ben Kingsley, Rupert Friend y Richard Ayoade, entre otros intérpretes y, dado que la película es una producción de Netflix -y que Netflix es uno de los varios estudios señalados como culpables de la actual huelga de actores de Estados Unidos-, ninguno de ellos ha acompañado hoy a Anderson en la presentación de la película en el certamen.

El cineasta Wes Anderson en Venecia. | EPC

El director, además, recibirá esta noche en la Mostra el premio Glory to the Filmmaker, un galardón honorífico que reconoce a autores que han efectuado aportaciones artísticas de relieve al cine contemporáneo. Buena parte de las que él ha convertido en sello a lo largo de su carrera, por supuesto, están presentes en ‘La maravillosa historia de Henry Sugar’ aunque, obviamente, en menores dosis: las historias dentro de historias dentro de historias, las composiciones precisas y rebosantes de detalles, el hieratismo que apenas logra ocultar una profunda melancolía. 

En última instancia, la nueva película confirma qué buena sociedad artística forman Anderson y Dahl, y por eso es una gran noticia que, como ha afirmado hoy en Venecia, Anderson ya ha completado tres cortometrajes más para Netflix basados en sendas historias del escritor: ‘El cisne’, ‘Veneno’ y ‘El desratizador’. “Y creo que después de eso ya habré tenido suficiente de Dahl por el momento”, asegura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *