Victoria magistral de Carlos Sainz en Singapur

Carlos Sainz ha rematado un fin de semana perfecto en el Gran Premio de Singapur y ha impuesto su ley en una carrera que ha controlado de principio a fin, sin cometer ni un solo error. El piloto madrileño, crecido desde el podio que firmó ante los tifosi en Monza hace dos semanas, se ha anotado su primera victoria de la temporada con Ferrari y la segunda de su historial en Fórmula 1 tras la que conquistó, también vestido de rojo, en Silverstone 2022.

Red Bull ha confirmado sus peores pronósticos en el circuito de Marina Bay, el ‘Mónaco asiático’, donde por primera vez esta temporada no han dado con la configuración adecuada. Su RB19 no ha sido tal ‘letal’ como de costumbre y Max Verstappen y Sergio Pérez han sufrido tanto en clasificación como en carrera.

El líder del Mundial, que venía de encadenar una racha de diez victorias consecutivas, ha tenido que conformarse esta vez con la quinta pl15. Se mantiene así la ‘maldición’ del piloto neelandés en Singapur, donde nunca ha ganado en sus siete participaciones, aunque sigue al frente del campeonato con una tranquilizadora renta. Fernando Alonso no ha tenido ninguna opción y ha cerrado su peor domingo del año (15º).

Sin Stroll

La carrera ha comenzado con 19 coches en pista, ya que Lance Stroll ha decidido no disputarla pese a tener el OK de los médicos después de su aparatoso accidente del sábado en clasificación. Ferrari ha acertado de pleno con su estrategia de salida, ya que mientras la mayoría optaba por neumáticos medios, Leclerc se ha decantado por los blandos para lanzar un ataque a Russell. Sainz no ha fallado desde la pole y su compañero ha escalado a la segunda posición a costa del piloto británico de Mercedes.

Hamilton ha superado a Norris con una acción polémica. El heptacampeón ha adelantado al de McLaren, pero no ha trazado la primera curva y se ha ido por la escapatoria. Le ha devuelto la posición a Russell pero ha dejado atrás a Lando. Los comisarios han entendido que Lewis no merecía penalización.

Alonso le ha ganado la plaza a Magnussen para situarse sexto, a la estela de Norris. Los Red Bull han optado por el compuesto duro de Pirrelli para intentar alargar al máximo su parada a la espera de que un posible safety car, que suele ser habitual en Marina Bay, les diera alguna ventaja. Después de la sorprendente eliminación de Verstappen y Pérez en Q2, el neerlandés ha abordado la carrera undécimo en parrilla (Checo ha salido 13º), con pocas expectativas de remontada, aunque tras las primeras diez vueltas, ya rodaba octavo.

Carlos Sainz ha gestionado magistralmente su ventaja en el primer tercio de la carrera. Sargeant (Williams) ha tenido un incidente a la salida de la curva 8 y al continuar para llevar su monoplaza hasta boxes, ha sembrado la pista de numerosos restos de su alerón delantero, lo que ha deparado el primer coche de seguridad en la vuelta 20 y ha brindado la oportunidad de pit stop a todos los pilotos.

Batalla campal y sanción a Alonso

Los dos Red Bull no han parado y Leclerc, tras una lenta parada, ha perdido posición con Russell y Norris por el tráfico. Paralelamente, los comisarios han anunciado una sanción de 5 segundos para Alonso por no seguir las indicaciones de dirección de carrera en el pit lane. El asturiano ha cometido un error de pilotaje en la entrada a la calle de garajes, pasando por encima del piano.

La acción se ha reanudado tres vueltas más tarde, con Verstappen a la estela de Sainz y una auténtica batalla campal en el pelotón agrupado. Russell y Norris, con neumáticos duros nuevos, han dado cuenta de Verstappen, muy vulnerable con gomas de 25 vueltas, mientras que Leclerc ha lanzado un ataque fulminante a Checo, que ha protestado por otro adelantamiento discutible a cargo de Hamilton. El británico, muy agresivo, también ha superado a Max, al igual que Leclerc, que cerraba el top cinco provisional.

Golpe de efecto

Alonso se ha enfrascado en un pulso a tres bandas con Pérez y Ocon. El francés les ha dejado atrás, mientras Fernando no podía con Checo: “Este coche es inconducible” ha protestado el asturiano por radio. El golpe de efecto ha llegado cuando el Alpine del francés se ha parado en la vuelta 43, abriendo una nueva posibilidad de pit stop con safety car virtual.

Los Mercedes, con un juego extra de neumáticos nuevos, cobraban ventaja de cara al desenlace de la carrera. Los problemas continuaban en el garaje de Aston Martin. Alonso ha perdido 25 segundos en una lentísima parada y al volver a pista ha estado a punto de irse al muro.

Russell y Hamilton volaban en pista con los medios y a falta de doce vueltas Sainz, con Norris a 1.5 segundos, se veía obligado a salir de su zona de confort para darlo todo en pista ante la amenaza real de los británicos.

Leclerc no ha podido contener a los Mercedes y Russell ha afrontado las últimas cinco vueltas en modo ‘caza’, tratando de alcanzar a los dos hombres que le precedían: Norris y Sainz. El madrileño ha aguantado la presión para llevarse un merecidísimo triunfo. Russell ha acabado estrellándose en la útima vuelra y Sainz ha subido a lo más alto del podio escoltado por Norris y Hamilton. Alonso, ganador en Singapur en 2010 con Ferrari, ha caído esta vez a la 15º posición.

Red Bull se ha despedido de la peor manera del récord inédito en la Fórmula 1 y ya no podrá ganar todas las carreras en una misma temporada. Después de quince grandes premios, ha sido Sainz el que ha acabado con la racha de los de Milton Keynes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *