Un golazo de Tchouameni impulsa a Francia hacia la Eurocopa

Aurelien Tchouaméni, con un disparo desde fuera del área a pase de Kylian Mbappé en el que combinó técnica y fuerza, abrió en el minuto 19 el camino para derribar a Irlanda (2-0) y confirmó a Francia como la clara favorita para sellar rápidamente su pase a la Eurocopa de 2024 en Alemania.

Marcus Thuram, sustituto del lesionado Olivier Giroud, redondeó el marcador en el minuto 48. A Mbappé, asistente en el primer gol, le sigue faltando una diana para igualar el récord anotador de Platini (41), el cuarto mejor en la historia de Les Bleus. Francia, con cinco triunfos en otros tantos partidos y ningún gol encajado, lidera el grupo B clasificatorio para la Eurocopa de 2024 en Alemania y mantiene un buen margen respecto a su perseguidor, Países Bajos (a 9 puntos de distancia aunque con dos partidos menos).

La actual subcampeona del mundo regresó al Parque de los Príncipes en una tórrida noche de fin de verano -unos 30 grados-, pues la habitual casa de Les Bleus, el Stade de France de Saint-Denis, está de obras por los JJOO de 2024. El coliseo del PSG saludó con entusiasmo a su nuevo dúo maravilla, Mbappé y Dembélé, quienes se esforzaron por refrendar en la selección su sintonía en el club.

El número “10” de Francia se mostró primero. Con un sutil toque, asistió a Tchouameni en el tanto inaugural (19), un gol de bandera. El medio del Real Madrid, un portento esta noche, aprovechó la ofrenda de Mbappé para dibujar un colocado disparo con el interior del pie derecho desde unos 20 metros de distancia.

Lo más complicado ya estaba hecho. Abierta la brecha en la aguerrida muralla irlandesa, los de Deschamps se podían relajar y aumentar la cuenta. Olivier Giroud, el veterano del AC Milan máximo anotador de la historia de Les Bleus (54), no pudo participar en ese esfuerzo ofensivo por unas molestias de tobillo. A la media hora, cuando ambos equipos se tomaban una pausa por el intenso calor, entró Marcus Thuram en escena.

Fue el hijo del mítico defensor Lilian Thuram el que agrandó el saldo francés poco tiempo después de que los espectadores regresasen a sus asientos tras la pausa. Su gol, refrendado por el VAR, fue el típico de ratón de área, al recoger un rechace generado por un disparo de Mbappé. Ogbene quiso recordar que enfrente de los galos había un equipo que también atacaba. Su disparo forzó a Maignan a su primera intervención en el encuentro.

Por su parte, después de dejar sin aliento al lateral Stevens -reemplazado en el intervalo-, Dembélé seguía volcado en desgastar a la zaga irlandesa, mientras que Mbappé tenía en la mirilla igualar el récord goleador de Michel Platini (41). El futbolista de Bondy no lo consiguió, aunque jugó el partido entero, no como Griezmann, el otro gran pilar de Francia, quien dejó paso a Camavinga en los últimos minutos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *