Sainz brilla en casa de Ferrari: “La afición aquí te da alas”

Carlos Sainz había marcado en rojo en su agenda la fecha del Gran Premio de Italia (1-3 setiembre), que además coincidía con su 29º cumpleaños. Después de una temporada aciaga, en la que le ha tocado lidiar con un monoplaza impredecible, difícil de conducir, con el que se le ha resistido siempre el podio, el piloto madrileño sabía que Monza era el lugar idóneo para resarcirse. Sabía que en el circuito lombardo, delante de los entregados tifosi y de la plana mayor de Ferrari, incluído el presidente de la compañía, John Elkann, cualquier éxito se magnifica hasta el extremo. Y de momento, todo va según el plan.

Sainz ilusionó a los fans de la Scuderia siendo el más rápido en los libres del viernes y este sábado ha dominado también la tercera tanda matinal. Ha abordado la clasificación con confianza y la moral por las nubes, convencido que poder optar a la pole. Su compañero Charles Leclerc, que la consiguió aquí el pasado año, y sobre todo Max Verstappen, prácticamente inabordable esta temporada, se lo han puesto muy complicado.

En el primer intento de Q3 Carlos ha conseguido la pole provisional, pero el líder del Mundial ha mejorado su tiempo, y también Leclerc. Tocaba apretar en el último intento. Sainz, calculador, con un segundo sector impresionante, ha arañado al crono las milésimas que necesitaba para cruzar la meta con apenas 13 milésimas de ventaja sobre ‘Mad’ Max. A Leclerc la ha batido por 67. Suficiente para provocar el delirio en las gradas y anotarse la cuarta pole de su vida en Fórmula 1. “‘Decidme que la tenemos!” ha preguntado por radio, aún con la adrenalina a tope. “Si, si, lo conseguiste”, le replicaron desde el muro.

A home pole position 💚🤍❤️

You can see how much it means! #ItalianGP 🇮🇹 #F1 pic.twitter.com/s91pGPSsfy

— Scuderia Ferrari (@ScuderiaFerrari) 2 de septiembre de 2023

Los dos pilotos de la Scuderia estaban pendientes de una posible sanción en parrilla por ralentizar durante la Q1, pero los comisarios despejaron muy rápido la intriga y anunciaron que la acción no iba a tener consecuencias. En Monza se desató la locura.

“Ha sido muy intenso, hemos estado al límite, pero sabía que tenía algo de tiempo en Ascari… Me he sentido cómodo y creo que he hecho una de las mejores vueltas de mi vida”, ha explicado tras bajarse del coche.

Carlos es consciente que mañana será otra historia. La diferencia con el RB19 en ritmo de carrera parece demoledora, aunque los de Ferrari se aferran a su ventaja de salida. Verstappen arrancará entre Sainz y Leclerc, solo ante el peligro, con Checo intentando remontar desde la quinta plaza.

“Nuestra eficiencia es muy buena. Desde que salimos a pista en los libres 1 el coche se comportó diferente a Zandvoort. Este domingo voy a darlo todo para mantener el primer puesto. Es el objetivo. Una buena salida, un buen primer stint y ver si podemos luchar contra Max. Tendremos que trabajar como equipo. El Red Bull debería ser más rápido, pero tenemos que complicárselo”, advierte Sainz, crecido.

“Es realmente increíble competir en Monza. La gente se ha volcado con nosotros desde que llegamos el viernes. Tengo la piel de gallina desde que crucé la meta. Es la mejor sensación que puedes sentir como piloto”, concluyó Carlos, que no se conforma con menos que el podio. Leclerc ya lleva tres (Bakú, Spielberg y Spa). Luchar por la victoria contra Red Bull es casi misión imposible, aunque los tifosi suman: “La energía que aportan nos da alas”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *