Raphinha y Neymar Jr. marcan en el festín brasileño

Neymar volvió a jugar un partido después de casi siete meses de inactividad y lo celebro con un ‘doblete’. Raphinha recuperó la condición de internacional tras un paréntesis de nueve meses, hizo un partidazo con un gol y una asistencia. Fernando Diniz se estrenó desde el banquillo contagiando con su libreto ofensivo a un grupo que venía de estar demasiado tiempo más pendiente de no encajar que de divertirse. Y la Seleçao cumplió con el guion preestablecido en el inicio de una nueva etapa que coincidió con el debut en las eliminatorias sudamericanas para el Mundial 2026. Aplastó 5-1 a una Bolivia que renunció a jugar para intentar romper la tradición que dictamina que cada vez que pisa territorio brasileño sale goleado y fracasó en el intento.

Brasil, con el apoyo incondicional de la grada, salió a derribar el frontón boliviano compuesto por una línea de cinco atrás y con los once defendiendo en el propio terreno de juego. Era cuestión de tiempo para saber cuánto duraría la resistencia numantina de la Verde ante el monólogo canarinho.

El penalti fallado por ‘Ney’

Neymar tuvo una oportunidad de oro en el minuto 15. El centro de Rodrygo impactó en el brazo extendido de Jusino sobre el césped. Penalti claro. El ‘10’, sin embargo, se atragantó con su propia ‘paradinha’ y Viscarra, que aguantó hasta el final, bloqueó con seguridad.

El fallo no afectó en nada a una Seleçao paciente que buscaba juego por fuera. Raphinha, que rendió a un buen nivel, recibió un pase en profundidad de Danilo. Su zurdazo tras un rápido control lo atajó Viscarra, pero el rebote le cayó en el segundo a palo a Rodrygo, que solo tuvo que empujar con la zurda.

Precisamente, los dos extremos brasileños, el blaugrana Raphinha y el madridista Rodrygo (que jugó en la posición natural del lesionado Vinicius Jr.), fueron quién más crearon, junto a un Neymar motivado y con ganas de juego que tenía absoluta libertad para moverse a su antojo.

Pese al penalti desaprovechado, el ahora jugador del Al-Hilal tuvo una actuación muy portentosa, jugando con confianza, soltándose a medida que el partido iba transcurriendo y regalando alguna de sus cabalgadas marca de la casa.

El rodillo de la ‘Canarinha’

Un buen Brasil dejó para el segundo tiempo la misión para sentenciar un encuentro que siempre tuvo bajo control ante la inoperancia boliviana, que no remató a portería. Y fue Raphinha quien puso la puntilla aprovechando que la Verde salió despistada en la reanudación

Neymar, absolutamente libre de marcaje, abrió a la derecha donde ‘Rapha‘ tuvo tiempo para controlar y rematar con la zurda, con la suerte que su disparo colocado tocó en la punta de la bota de Fernández. Un gol que premiaba la contribución convincente del delantero blaugrana y que dejaba KO a Bolivia ya en el minuto 47.

La tormenta brasileña se desató. Jugando bajo la batuta de Neymar, llegó enseguida el ‘doblete’ de Rodrygo tras una buena triangulación con el ex del PSG y Bruno Guimaraes, que está llamado a ser una piedra angular en este nuevo proyecto.

Y, con Brasil tocando y tocando, llegó el gol, ahora sí, de ‘Ney’, culminando un rondo infinito. Lo celebró con muchísima efusividad y con el puño al aire. Era una homenaje a Pelé, porque con este tanto superaba a ‘O Rei’ y se convertía, por los cálculos de la FIFA, en el máximo artillero de la historia de la Seleçao con 78 realizaciones. En el cómputo de la CBF, aún le faltabann 17 dianas para alcanzar los 95 del único tricampeón mundial.

Con todo decidido, la Seleçao bajó el pistón, lo que era más que lógico teniendo en cuenta las condiciones del clima amazónico Y Bolivia recortó distancias en una contra. En esta recta final, el seleccionador de la Verde, el argentino Gustavo Costas, dio entrada al extremo del Barça Atlètic, Jaume Cuéllar

La última palabra, sin embargo, era de Brasil. Raphinha rubricó su portentosa actuación con una asistencia y Neymar Jr. marcó el segundo en su cuenta particular para quedarse a 16 de Palé. ‘Manita’ para una ‘Canarinha’ que goleo y se divirtió.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *