Oshimen y el Nápoles se divierten a costa del Sassuolo

¿Sabías que creando diseños con CANVA puedes tener un negocio altamente rentable?

El Nápoles pasó por encima del Sassuolo (1-6) en su visita al Città del Tricolore, un encuentro que tuvo a Victor Oshimen y su hat trick en poco más de veinte minutos como gran protagonista de la cita.

El Nápoles no tardó en imponer su ritmo y empezó el partido dominando con el balón en sus pies. Cuando el encuentro parecía coger un color azul celeste, el Sassuolo, que prácticamente no había tenido el esférico en sus pies, abrió la lata en el marcador con un golazo de Racic en el minuto 17, que empalmó un balón suelto y batió a Meret (1-0). Los jugadores napolitanos quisieron reaccionar al instante y la respuesta no tardó en llegar.

Una obra de arte en forma de ‘taconazo’ de Zambo Anguissa le puso el gol en bandeja a Amir Rhamani, que cruzó el balón y devolvió la igualada al marcador (1-1). Dos minutos después y en la misma banda en la que había llegado el gol del empate, Oshimen volvió a fusilar las mallas de Consigli con un disparo inapelable al poste izquierdo (1-2). En cuestión de tres minutos, los hombres de Calzona le habían dado la vuelta al partido y nada parecía indicar que el vendaval iba a detenerse. No fue así.

Oshimen, indetectable para la defensa local, recibió otro balón dentro del área y lo levantó por encima de Consigli con una delicadeza digna de su calidad como delantero. Nada pudo hacer el meta italiano para evitar el 1-3 que ponía fin a la primera parte. 

El paso por los vestuarios no alteró el guión: Oshimen puso el tercero en su cuenta personal  (1-4) a pase de Kvaratskhelia, extremo gerogiano que quiso también sumarse también al festival goleador con un remate ajustado a la escuadra que ponía la manita en el marcador (1-5).  El partido estaba más que resuelto en el minuto 51, con un Napoles avasallador que mostraba su mejor fútbol en el césped. Otro tanto de Kvaratskhelia (1-6) fue lo más destacado de un partido dominado de principio a fin por los partenopeos y que poca emoción tuvo en la segunda parte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *