Moffi incendia el Parque de los Príncipes

El PSG sufrió un duro revés a las puertas de su estreno en la Champions League. El conjunto de Luis Enrique fue atropellado por el Niza en la que supuso su primera derrota de la temporada, y sólo el atino de Mbappé, capaz de convertir en oro las escasas llegadas de los parisinos, pudo maquillar el resultado. Comandados por un brillante Moffi, ‘les aiglons’ consiguieron sacar tres puntos del Parque de los Príncipes por primera vez en 14 años.

El Niza no se dejó amedrentar por la intimidante atmósfera del Parque de los Príncipes. Desde el minuto uno, los pupilos de Francesco Farioli ejercieron una presión asfixiante sobre los parisinos, y Moffi dio más de un susto a Skriniar cuando el equipo conseguía conectar un contragolpe.

El plan de partido del Niza era ambicioso, y no tardó en dar sus frutos. Todibo aprovechó un intento regate algo temerario de Mbappé en una zona prohibida para hacerse con el esférico y lanzarse hacia el área contraria. No hubo fortuna en el primer intento, pero el rechace cayó en las botas de Moffi, que definió a placer ante un contemplativo Donnarumma.

El gol no pareció apelar al orgullo del PSG, que estuvo más cerca de conceder el segundo que de empatar. Los parisinos apenas conseguían general peligro, y uno de sus escasos acercamientos fue desperdiciado por Dembélé. El fallo del exazulgrana fue clamoroso, pero apenas hubo tiempo de lamentarlo, ya que en la acción inmediatamente posterior Mbappé firmó las tablas con un cañonazo desde la frontal.

El resultado que mandaba en el electrónico al término de la primera parte no hacía justicia al Niza, que instantes antes había dispuesto de una muy buena ocasión para romper las tablas por mediación de Lotomba. Pero esta decepción, más que cambiar el plan de partido, se tradujo en una versión más contundente de ‘les aiglons’ tras el paso por vestuarios. El gran artífice de esta mejora tuvo nombre y apellidos: Terem Moffi.

El ariete nigeriano ya había dejado entrever sus virtudes a lo largo de la primera parte, pero fue en la segunda cuando les dio rienda suelta. Aprovechando un contragolpe, pedaleó delante de Danilo antes de regalar a Laborde, que sólo tuvo que poner el pie, el gol que volvía a poner en ventaja al Niza.

Luis Enrique trató de sacudir el avispero dando entrada a Ugarte, Kolo Muani y Barcola en busca de una versión más amenazante de los parisinos. Lejos de amilanarse, el Niza mantuvo el careo con su rival, y Moffi asestó un golpe que ya pareció definitivo. Tras ganar la espalda por enésima vez a Skriniar y regatear a Lucas Hernández en la frontal, ajustó su remate al palo largo de Donnarumma para firmar el tercero.

Los jugadores del PSG parecían haber bajado los brazos de tiempo. No así Mbappé, hoy capitán, que dejó para la galería un brillante remate de tijera que avivó la llama de la remontada por momentos. Sin embargo, la voluntad del francés no fue suficiente para evitar la primera derrota de la era Luis Enrique.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *