Miguel Mostto recuerda hazaña del Cienciano 2004: “La Recopa que ganamos a Boca fue en medio de un huracán”

Fue uno de los héroes del mejor Cienciano de todos los tiempos el que ganó la Recopa Sudamericana en 2004 y que mañana cumple 122 años de vida institucional.

Se trata de Miguel Mostto, quien  recuerda como si fuera ayer esos lindos momentos, así como también espera que el Papá retome el protagonismo.

PUEDES VER: Reimond Manco le habría regalado tremenda camioneta a su esposa: “Ella es hermosa”

—¿Qué significa Cienciano en tu vida?

—Cienciano siempre será algo especial en mi corazón. Pasé cinco años bonitos ahí, fui goleador dos veces del fútbol peruano con esa camiseta, ganamos un Apertura, un Clausura, dos subcampeonatos y la Recopa. Las veces que voy a Cusco con mi familia siempre recibo el cariño de la gente que me reconoce.

—¿Cómo llegaste a Cienciano?

—El presidente Juvenal Silva me contactó durante la huelga de futbolistas en 2003 y me invitó a la final de la Sudamericana con River en Arequipa; luego, firmamos el contrato.

—¿Es verdad que te quisieron prestar?

—Me costó los primeros seis meses. Freddy Ternero no me ponía mucho y me dijo que con él no iba a jugar mucho porque no me había pedido. Le dije que iba a pelear el puesto. Atlético Universidad  pidió mi préstamo con opción a compra, pero le di la contra a Freddy.

—¿Cómo ganaste la pulseada?

—Me ponía cinco o diez minutos y anotaba. Un día, Juvenal le preguntó por qué no era titular y le pidió que juegue un partido completo. Freddy me puso ante Melgar y me dijo: “Aquí tienes la oportunidad de un partido completo para demostrar de qué estás hecho”. Ganamos 3-0, hice dos goles y le demostré que no podía irme sin buscar lo que quería.

PUEDES VER: Jefferson Farfán preocupa a podóloga y ella da diagnóstico: “Traumatismo. Los hongos saltaron a otros dedos”

A PEDIR DE BOCA

—¿Qué recuedas de la Recopa que le ganan a Boca en 2004?

—La Recopa la jugamos en medio de un huracán. Estábamos en Lima a la espera para viajar y Boca ya estaba en Miami. Tres días antes del partido, en Miami entrenamos solo 10 minutos porque se desató el viento, la lluvia y había que refugiarse.

—¿Qué les dijo Freddy Ternero antes del partido con Boca?

—En el vestuario, nos dijo que, a pesar de las dificultades que habíamos pasado, algo bonito nos esperaba al final. Y así sucedió, ganamos por penales tras empatar 1-1.

—¿Algún jugador del rival te quiso trabajar al susto?

—El paraguayo Morel Rodríguez, un lisuriento, no le hice caso.  También, se agarró con La Rosa, quien le dijo: “Ya le gané a River, ahora le gano a Boca”. Jajaja…

—¿Cómo fue la celebración?

—Luego del partido, nos fuimos a cenar a un restaurante argentino que tenía la decoración con los colores de Boca y la parrilla lista que mandaron a preparar, porque pensaron que nos iban a ganar.

—En 2007, Cienciano se enfrentaría otra vez a Boca, lo golearon 3-0  y marcaste un gol.

—Lindos momentos. Un lleno total en el Garcilaso, en la plaza de Armas pusieron una pantalla gigante. Marqué un gol y me expulsaron. Fue un momento épico que nunca se olvidará.

—¿Fue ese tu mejor gol?

—Diría que fue el gol más importante de mi carrera por la trascendencia, Copa Libertadores y por ganarle a un multicampeón como es Boca. Fue uno de los mejores de mi vida.

—¿Qué sientes al volver a ver ese gol u otros?

—A veces entro a YouTube a ver ese gol a Boca, como otros. Recordar es volver a vivir. Una nostalgia, me siento satisfecho. Solo me faltó ser campeón nacional.

—¿Cómo era el tema de la disciplina?

—Juvenal tenía gente que nos seguía. Cusco es una ciudad que no duerme, siempre hay juerga, pero no hubo indisciplina. Recuerdo un detalle importante…

—¿Cuál?

—Con el profesor Jurado, cuando nos tocaba jugar como local, los jueves se hacía parrilla y el brindis era con vino que Ibáñez y el Checho lo bajaban con gaseosa. El día del partido, los muchachos dejaban la piel en la cancha.

—Tuviste propuestas del Ajax y Hannover, ¿qué pasó?

—Cienciano pidió un monto que aceptaron, pero luego Juvenal Silva pidió otra cifra. Se perdió seriedad en la negociación y se cayó. Cuando surgió lo de Barnsley, de Inglaterra, hablé con Juvenal. Le dije que piense bien lo que iba a pedir, pues era una gran oportunidad para emigrar a mi edad y para que el club salga ganando. Se hizo la transferencia y todos salimos ganando.

—Gracias, Miguel.

—Es grato que se acuerden de este humilde servidor, y a la gente de Cusco, un cariño especial por todo lo que viví ahí. Un saludo especial a Cienciano por su aniversario y esperemos que vuelva a ganar títulos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *