Las interioridades del debut de Lamine Yamal

Lamine Yamal no olvidará nunca el 8 de septiembre de 2023, el día en el que debutó con la camiseta de la selección española absoluta. Lo hizo en el Borís Paichadze de Tiflis, ante el combinado local, Georgia. Con 16 años y 57 días, se convirtió en el jugador más joven en debutar con España. Y lo hizo con un golazo que ha dado la vuelta al mundo por la trascedencia del momento y por la irrupción que supone la llegada del de Mataró al fútbol internacional.

Después de todo lo vivido, solo manchado por el terremoto de Marruecos, una tragedia que entristeció las horas posteriores del futbolista porque allí tiene parte de sus orígenes (su padre es marroquí), Lamine Yamal accedió a repasar con los canales oficiales de la Federación Española la experiencia, cómo sus compañeros le han cuidado desde el primer día de concentración en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas y cómo le ha recibido el seleccionador, Luis de la Fuente, y su cuerpo técnico.

“Estoy muy contento por todo. Por la victoria, por los récords y espero que todo siga así”, aseguraba el canterano del Barça, que no esconde que “podía imaginar que en algún momento podría llegar, pero no tan rápido. Ni que saliera todo tan bien, estoy muy feliz. Siempre he soñado con poder debutar y hacerlo de esta manera ha sido perfecto”.

Morad, entre sus artistas preferidos

El de Rocafonda descubre algunas de las rutinas que sigue en las horas previas a los partidos, como escuchar música: “Suelo variar. Al principio, al subir al bus, empiezo con música de Morad (cantante catalán, como él, del barrio de Bellvitge en L’Hospitalet, y con orígenes marroquís, también como él), que me gusta mucho. Luego, cuando nos vamos acercando al campo, me pongo música brasileña, también me gusta mucho por la base. Ya en el vestuario, música francesa, afro… De todo”, puntualiza.

Lamine Yamal celebra su gol ante Georgia

| RFEF

Ya en el estadio, el delantero escuchó con atención los consejos de Luis de la Fuente: “Me dijo que estuviera tranquilo”. Y así fue cómo respondió, sobre todo en la jugada del gol: “Fue perfecta, de Nico Williams, que se va muy bien de su lateral y me la deja a placer. Me salió del alma chutar”. Un golazo ante el que el jugador del Athletic pidió su parte de culpa: “Me dice que le dé las gracias, que le dé las gracias…”, recuerda.

Como ha hecho desde que ha ido quemando etapas y cumpliendo sueños, las camisetas de su debut son para sus padres, una para cada uno: “Que las guarden para el recuerdo. Yo también tengo guardadas muchas, y esta también la voy a guardar”. Lamine Yamal espera poder vivir muchos más momentos como el de Tiflis, aunque tiene claro que “espero que esto sea el principio y espero ganar”. Se muestra ambicioso: “Quiero ganar muchos títulos, muchos partidos y meter goles y ayudar en la selección a todo lo que pueda”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *