LaLiga, una sangría sin precedentes

Hace no tantos años, los clubes españoles eran el modelo a seguir en toda Europa. No solamente destacaban el FC Barcelona o el Real Madrid, sino que la gran potencia de la competición nacional hacía que la mayoría de equipos tuviesen suficientes argumentos como plantar cara a cualquiera. La realidad, a día de hoy, es muy distinta a la de aquel entonces…

Este mercado de fichajes ha evidenciado la decadencia de la competición nacional respecto a las demás ligas europeas. Los números no dejan lugar a dudas: la española ha sido la sexta liga en gasto de fichajes (432 millones de euros) en el viejo continente, superada por competiciones como la saudí, la alemana, la francesa, la italiana o la inglesa.

Los clubes españoles se han visto obligados, en la gran mayoría de casos, a vender para cuadrar sus cuentas. Los recursos obtenidos por los equipos apenas han podido ser utilizados para invertir en nuevo talento, ahogados por las exigencias del Fair Play Financiero que exigen los reglamentos de la competición.

“LaLiga ha sido la sexta en gasto de fichajes este mercado de verano”

El Real Madrid ha sido el único equipo que ha podido escaparse de la dura realidad de la competición. Los fichajes de Bellingham, Arda Güler, Fran García y Joselu han supuesto 128 millones de euros de gasto para el equipo madridista, una cantidad ridícula comparada con los 3,4 ‘kilos’ gastados por el FC Barcelona, su máximo rival y actual campeón de LaLiga, este verano.

Fuga de talento sin precedentes

Las normativas de la competición han propiciado una sangría de talento sin precedentes este mercado de fichajes. Solamente este verano, LaLiga ha perdido a jugadores como Canales, Benzema, Gabri Veiga, Joaquín, Carrasco, Dembélé, Kessié, Bounou, Kang-in Lee, Cavani, Asensio, Chukwueze, Pau Torres, Ansu Fati… talentos que la competición doméstica ha perdido en favor de otras ligas.

La irrupción de Arabia Saudí no es una excusa suficiente como para justificar la bajada significativa de la competición nacional. Los clubes españoles tienen cada vez más dificultades para retener a sus mejores jugadores, aunque tampoco pueden invertir a su vez para aumentar el nivel competitivo de sus plantillas en un círculo vicioso que pone cada vez más en peligro el ecosistema de LaLiga.

| Agencias

El aumento progresivo del coste que deben asumir los consumidores para poder disfrutar del deporte en nuestro país, sumado a medidas incomprensibles como tiempos añadidos interminables o precios disparados para asistir a cualquier campo solamente hacen que agravar el problema que tiene la competición nacional, que sigue lejos de ser la potencia que no hace tanto tiempo fue.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *