Laia Codina: “Somos campeonas del mundo, que se note por favor”

¿Sabías que creando diseños con CANVA puedes tener un negocio altamente rentable?

Siempre muestra esa sonrisa que la caracteriza. Laia Codina (Campllong, Girona, 2000) está serena. Han sido meses de cambios drásticos en la vida de la central. Campeona del mundo, billete para los Juegos, afianzarse en la titularidad… Y dejar el Barça para recalar en el Arsenal. Muchos cambios, ninguno fácil. Pero ella ha decidido tomarlo con una templanza poco fácil de ver con 24 años. Eso sí, el mensaje lo tiene claro: pide cambios, inversión y que se las respete como históricas que son. Este miércoles, con la selección española, disputa la final de la Nations League contra Francia (19.00 horas CET, La1).

Ha sido un año de muchísimos cambios.

En septiembre acabó el Mundial y no tuve vacaciones. Empecé en el Arsenal, un nuevo club, y me gusta que vean que tengo implicación. Llegué y estaba lesionada. La verdad es que fue dura la llegada a Inglaterra. Cuando estás lesionada estás apartada, pero ahora, después de Navidad, he notado un cambio en mi adaptación. También afecta el tema del idioma. Yo creía que tenía un buen inglés, pero hasta que no llegas y te empiezan a hablar con su acento no ves lo difícil que es. He notado un cambio también con el equipo dentro del campo y conozco mejor a las jugadoras. Ahora estoy muy contenta y muy tranquila. 

Salir del Barça no es fácil. ¿Ahora vive la atención de otra manera? 

Totalmente, 100%. Y por eso seguramente estoy más tranquila. No es ni bueno ni malo, pero yo llevaba muchos años en el Barça y notas la presión de fuera con todo lo que rodea al club. Además, soy catalana y estaba en casa. Cuando me fui al Arsenal cambió todo, y me ha dado una tranquilidad que no sabía que necesitaba. Lo agradezco. A veces, en el mundo del fútbol, estás tan pendiente del día a día, de ir a entrenar, de todo, que no eres consciente de lo que sucede fuera. El hecho de irme a Inglaterra me ha apartado un poco de todo y me ha hecho ver las cosas de manera diferente y en perspectiva. Me lo tomo todo con mucha más paciencia. No dejo de ser una central de 24 años y tengo mucho por aprender. 

Image ID:
98740524
Laia Codina posa con su nueva camiseta del Arsenal
@ArsenalWFC
/clip/ba4a4acf-378d-4e38-aefa-2787a4f16d55_16-9-aspect-ratio_default_0.jpg
689
387

Qué importante es encontrar esa paz. Pocas veces la ponemos en valor. 

La tranquilidad me da paciencia. Es algo que se necesita en el fútbol. Lo queremos todo y lo queremos ya. Pero son momentos, el trabajo del día a día, y hay que pensar que ya llegará. Yo siempre lo digo: “Llegará”. Cuando vengo a la selección, noto que el trabajo del día a día me está dando la oportunidad de ser titular, de jugar un Mundial… La paz me la da el hecho de estar lejos de casa, de tener que buscarme la vida. O conocer gente nueva y la cultura allá donde voy. Eso te hace tener otras motivaciones, que a veces falta. Cuando llevas muchos años en un sitio cuesta más encontrarla. Estar en Inglaterra me ha abierto nuevos horizontes, y estoy disfrutando tanto dentro como fuera del campo. Para mí la sensación de estar aprendiendo cada día algo nuevo es muy guay, y tengo la sensación de que lo estoy haciendo. No tiene por qué estar relacionado con el fútbol, sino también con la lengua, la comida… Estoy creciendo como persona. Me gusta. 

Comparando las dos ligas, la diferencia es abismal. 

El primer partido de titular que jugué fue contra el Manchester United fuera de casa. Salí al campo y empezaron a tirar fuegos artificiales y petardos. La BBC a pie de campo hacía la previa del partido, con programas también durante la media parte y al final del encuentro. Allí me he sentido futbolista. Vivo aquello que he visto siempre por la televisión. Antes de venir a la selección, jugamos contra el United en casa con más de 50.000 entradas vendidas. Y este domingo nos enfrentamos al Tottenham y ya hay más de 50.000 entradas vendidas para el Emirates. Son dos fines de semana seguidos, no una vez al mes o al año. En 10 días jugaremos dos veces en el Emirates con más de 50.000 personas. Es una pasada todo lo que engloba la liga, cómo te tratan. Me hacen sentir futbolista.

Se trata de respetar el trabajo. No es que hagan un hueco a las jugadoras, sino que exista el suyo propio.

Y te dedican recursos. No solo se ve en cosas como los campos, sino que a nivel televisivo y mediático. Todo en conjunto lo convierte en un espectáculo. Allí ya es una realidad y no se trata de apostar o no. Si juegas, pues es lo que se hace. Hay una normalidad absoluta. 

Y cuándo viene aquí y ve lo que pasa, ¿qué piensa?

Lo hablamos en el vestuario sobre todo. Cuando lo cuento allí, en Inglaterra, lo que pasa aquí, no acaban de entender la diferencia. Y me sabe mal. Hemos sido campeonas del mundo, que se note por favor. Es que nosotras no podemos hacer más. Tengo la sensación de que siempre tenemos que hacer más y más y más… Pero habrá un punto en el que no podremos. Necesitamos la ayuda de la sociedad, la prensa y las instituciones.

Image ID:
98740561
Laia Codina, futbolista
José Luis Roca
/clip/363734e2-2ac6-40b1-9b57-73003cd1cc3d_16-9-aspect-ratio_default_0.jpg
1200
675

Laia Codina, futbolista. / José Luis Roca

Se les pide que además de futbolistas sean revolucionarias. Que ustedes eduquen la mirada de la gente. 

Nuestro trabajo es jugar a fútbol. Intentamos hacerlo ganando y que la gente disfrute. El otro día, en la semifinal de la Nations League contra Países Bajos, salimos al campo con la intención de que los 20.000 aficionados pudieran disfrutarlo. En parte se lo debemos. Pero tengo la sensación de que lo estamos haciendo muy seguido, y la gente responde. Pero hay una gran diferencia. 

¿Se ha perdido la oportunidad de que el triunfo en el pasado Mundial fuera un revulsivo? 

No sé si se ha perdido aún, creo que estamos a tiempo. Pero sí que es verdad que el hecho de ganar un Mundial tendría que haber tenido mucho más eco. Entre nosotras nos lo decimos: “Tú, tú, ¡qué somos campeonas del mundo!”. Te lo tienes que recordar porque a veces no se nota. Creo que aún estamos a tiempo y tenemos la oportunidad de jugar esta final de la Nations contra Francia. Quizá la gente se vuelva a acordar un poco de nosotras. Y que digan: “Han ganado un Mundial, vamos a estar con ellas”. Y no solo hablo de la gente a nivel de público, sino también de los que tienen que tomar las decisiones. Sinceramente, espero que no sea tarde. 

Y, por si fuera poco, la selección ha conseguido el billete histórico para los Juegos. 

Tengo la sensación de que nunca es suficiente, que tenemos siempre que hacer más porque, si no, no tendremos el apoyo. ¡Nos acabamos de clasificar para unos Juegos Olímpicos! Es muy difícil conseguirlo. Suecia se ha quedado fuera. Alemania o Países Bajos se quedaron fuera. Solo se clasifican tres de Europa. No es lo mismo que ir a un Mundial. Vale que luego ganarlo es muy diferente. El hecho de clasificarnos para unos Juegos… Nosotras solo hemos perdido un partido en toda la ronda clasificatoria. Este equipo está haciendo las cosas muy bien, y la ambición de las jugadoras marca la diferencia. 

Casi ni dio tiempo a celebrar la clasificación olímpica. 

Es eso. Acabó el partido de semifinales, lo celebramos un poco, pero ya estábamos pensando en el partido de este miércoles. Es un espectáculo esta generación de futbolistas. 

Se ha normalizado que lo ganen todo. Hace unos años era impensable.

Totalmente. Hemos ganado un Mundial en la tercera Copa del Mundo de la historia de España. Estamos en la final de la primera Nations League de la historia. Nosotras mismas también tenemos que darle valor, porque creo que no se lo damos lo suficiente. ¡El otro tendríamos que haberlo celebrado más! Nunca sabes cuándo volverá a pasar y el fútbol son momentos. Una cosa que nos pasa a las futbolistas es que estás pensando siempre en el mañana, en recuperarte. Y está muy bien, pero hay que disfrutar de los momentos porque de pronto un día ya no estás. 

¿Soñó alguna vez con participar en unos Juegos?

Sinceramente, nunca. Hasta que no se me planteó la posibilidad de estar, no. Cuando se acabó el Mundial nos dimos cuenta de que nos podíamos clasificar para los Juegos. No era consciente porque ni me lo planteaba. Y ahora que es real es muy fuerte. 

Y ahora la final de la Nations League. Esta selección puede hacer el tres de tres en cuanto a objetivos.

Ostras, claro. ¡Me acabo de dar cuenta que podemos hacer eso! Poder jugar una final de la Nations en España, ante tu gente. Es muy fuerte. Además, muchas de nosotras tendremos a nuestras familias en la grada. En el Mundial también, pero estás muy lejos. Era una burbuja. Ni te dabas cuenta de que estabas allí ni de lo que estaba pasando aquí. Pero el hecho de poder jugar una final de la Nations contra Francia, que es una de las mejores selecciones, con tu gente y tu familia, hay que aprovecharlo. Ojalá podamos ganarla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *