La Ruta de Serrallonga: un viaje por los caminos del bandolero

Les Guilleries es un impresionante macizo natural que se encuentra en el extremo noroeste de la Serralada Prelitoral Catalana, la cual esconde en su interior un gran tesoro natural e histórico. Por este paraje se erige una ruta senderista que permite conocer de cerca las vías naturales por donde, siglos atrás, el popular bandolero Joan de Serrallonga recorría el monte con los objetos y reliquias que robaba.  

Esta excursión senderista, que recibe el nombre de la Ruta de los bosques de Serrallonga, tiene un itinerario que sumerge a uno por la riqueza del patrimonio natural y cultural de Les Guilleries. La ruta, que es apta para todo tipo de público debido a su dificultad media, tiene una distancia total de unos 10 kilómetros de distancia con un desnivel positivo de 332 metros. Este sendero circular ofrece un punto de perfección entre el desafío que supone y la accesibilidad para todo tipo de personas.  

Reconstruyendo los pasos de Serrallonga 

La ruta empieza desde el municipio de Sant Hilari de Sacalm, pueblo donde el bandolero llegó a trabajar en sus años de piratería. A partir de ahí, el camino lleva por una ruta en la que se encuentran diversas masías y casas de payés que datan también de varios siglos atrás. El camino sigue avanzando pasando por el Pou de Glac y el antiguo Balneario de la Font Picant, edificio histórico que durante principios del siglo XX fue un lugar muy destacado e importante por la llegada de personas de toda la península que querían conocer los baños de agua. 

Avanzando por la ruta, cada vez más el camino se adentra por el bosque donde el bandolero escapaba tras delinquir y hacer crecer su leyenda. Subiendo hacia la Font de Sant Roc, la ruta se acerca a la parte más natural de la excursión senderista. Bajo la zona arbolada llena de vegetación como hayas y castaños, muestran la gran variedad natural que solían aprovechar los trabajadores de campo.  

La naturaleza de Les Guilleries 

La Ruta de los bosques Serrallonga se encuentra en uno de los escenarios naturales más característicos de las comarcas catalanas de Osona y la Selva. Les Guilleries tienen una vegetación muy diversa y abundante que junto a su relieve montañoso conforman un paisaje espectacular. Al ser un territorio con mucho bosque y que nunca ha sido bastante transitado, permitió que leyendas de la cultura popular catalana como Joan de Serrallonga o el General Josep Moragues, héroe catalán durante la Guerra de Sucesión, utilizaran este paraje para dejar huella en la cultura e historia del país.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *