Jorge Vilda suena para Arabia mientras el ‘interino’ Rocha decide la forma de su destitución

La junta de presidentes de federaciones territoriales del fútbol español que se celebró en la tarde del lunes en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas, se emplazó para resolver el futuro de Jorge Vilda “la próxima semana” . Aunque la reunión duró casi seis horas y el asunto reunió el quorum de todos los presidentes, el tema de la salida de Vilda fue uno de los más espinosos del encuentro. El comunicado de las jugadoras campeonas del mundo negándose a regresar a la selección si siguen Luis Rubiales y Vilda ha sentenciado al técnico madrileño. Porque dentro de dos semanas habrá convocatoria para los partidos en los que se jugará el pase a los Juegos Olímpicos de París y el técnico a día de hoy no dispone de futbolistas de garantías para confeccionarla, al no poder contar con las 23 mundialistas y las 12 amotinadas que no se llevó al Mundial.

Los presidentes territoriales entendieron que su relevo, a diferencia del de Luis de la Fuente, es innegociable. Pero como confirmó Pedro Rocha, que presidió la reunión en ausencia de un Rubiales que está sancionado por la FIFA durante los próximos 90 días, los barones territoriales no tienen competencia para tomar una decisión de esta entidad, que depende exclusivamente de la junta directiva de la RFEF. Así que será él quien deba afrontar la misma y ya estudia la forma como destituirle de su cargo cumpliendo los aspectos contractuales y jurídicos para poder llevarlo a cabo.

Los cuatro años “a medio millón” de Rubiales

Vilda ha quedado muy señalado por sus aplausos a Rubiales durante la comparecencia pública de la Asamblea extraordinaria, en la que además el presidente le ofreció la renovación por cuatro más. El seleccionador se vio obligado a salir al paso de las críticas con un comunicado en el que advertía: “No cabe duda de que es inaceptable y no refleja en absoluto los principios y valores que defiendo en mi vida, en el deporte en general y en el fútbol en particular. Condeno sin paliativos cualquier actitud machista, alejada de una sociedad avanzada y desarrollada”. Mensaje que, sin embargo, no le servirá para preservar su cargo.

Otro de los problemas, además de la forma contractual en que se produzca el despido y un asunto menor que deben resolver con los patrocinadores cuando se de el paso, es la situación actual del contrato del seleccionador. Rubiales anunció en la asamblea: “He activado los mecanismos con el secretario de la Federación para que Jorge Vilda siga trabajando los próximos cuatro años con nosotros a razón de medio millón de euros al año”. Lo cual se puede entender como un acuerdo implícito de renovación del contrato de Vilda por cuatro años más, si el madrileño confirma que el acuerdo se ha llegado a cerrar. Algo que solo saben él, el secretario y brazo armado de Rubiales, Andreu Camps, y el propio presidente.

Eso conllevaría el pago de un finiquito mayor del que tendría afrontar en caso de que la renovación no se haya concretado. Vilda tenía contrato, antes del Mundial, hasta junio de 2024. Un acuerdo que rubricó antes de la Eurocopa de Inglaterra, en el verano de 2022, semanas antes de la disputa de la misma, en la que España cayó en cuartos de final ante Inglaterra en la prórroga. Ahora, por tanto, la pelota está en el tejado de Vilda, que debe aclarar si el anuncio realizado por Rubiales se ha rubricado o, por el contrario, no se ha llegado a consumar.

Arabia Saudí, posible destino de Vilda

La etapa de Vilda en la selección femenina toca a su fin y ahora le toca al madrileño estudiar el mercado para ver qué salida puede encontrar. Parece claro que en España no tiene ninguna posibilidad al quedar muy señalado por su apoyo incondicional a Rubiales, al que dedicó el Mundial nada más concluir la final, y pese a su comunicado postrero desmarcándose del de Motril. Con el mercado español cerrado le tocará mirar en el internacional, del cual deslizó a su entorno que había recibido ofertas de equipos.

Sin embargo, la posibilidad que toma más cuerpo es la de la selección de Arabia, que ha llegado a sondear la posibilidad de sentarlo en el banquillo de la absoluta femenina saudí, en el que actualmente está la finlandesa Rosa Lappi-Seppälä, una entrenadora sin experiencia internacional. Precisamente en los últimos días se ha hecho público el fichaje del italiano Roberto Mancini como seleccionador masculino, para relanzar junto a los numerosos fichajes de su liga al fútbol saudí en una evidente campaña de sportwashing. Y ahí entraría Vilda, como seleccionador campeón del mundo, como un fichaje de campanillas para reordenar y hacer más competitivo al fútbol femenino saudí, absolutamente irrelevante hasta la fecha. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *