Jeremy Rostaing recuerda la Misilera: “La hinchada del Boys hacía colecta para que nos paguen”

Como dicen, de raza le viene al galgo. Jeremy Rostaing Velásquez (28) es nieto de un tricampeón de Alianza Lima, como es Víctor Rostaing, allá por los 60. Y en efecto, Jeremy desde niño le daba a la pelota y ya cuando terminaba el colegio con 17, decidió seguir los pasos de su abuelo. Menores hizo en la ‘U’ y se convirtió en  profesional desde los 20, en Vallejo.

Después jugó por Carlos Stein, en seguida por Sport Boys y ahora defiende al Patrimonio de Piura, como se le conoce a Atlético Grau. El lateral tiene muchos recuerdos de cada uno de sus equipos, pero lo que pasó en La Misilera (2021-2022), afirma, es muy especial.

PUEDES VER: Jesús Barco anota gol agónico para Sport Boys y se lo dedica a Melissa Klug: “Para ti”

—¿Qué nos cuentas, Jeremy, de tus inicios?

—Toda mi carrera de menores la hice en Universitario, después pasé al César Vallejo, me llevaron a Trujillo, actué en la reserva y luego en el primer equipo.

—¿Qué recuerdos de tu paso por la ‘U’?

—Si bien no pudimos alcanzar títulos, se armó un buen grupo con jugadores que hoy destacan en Primera, como Maelo Reátegui, Patrick Zubczuk, Carlos Neyra, entre otros. Fueron años de gran aprendizaje.

—¿Cuándo se dio tu debut en Primera?

—Fue el 2013 en el partido del César Vallejo contra Unión Comercio. Fui titular y jugué durante 70 minutos. Cuando salí, estábamos ganando 1-0, pero al final perdimos 1-2. Fueron varios años que estuve en Trujillo, pero no pude consolidarme, cosa que sí pasó en Sport Boys.

—¿Entonces Sport Boys te marcó en tu carrera?

—Fue uno de mis mejores años en la profesional en lo deportivo, pero no en lo económico. El equipo estuvo fuerte con la llegada del profesor Gustavo Álvarez, quien agarró la línea, ganamos varios partidos y llegamos a clasificar a un torneo internacional después de 30 años. Alcanzamos la Copa Sudamericana.

—¿No pasaban por caja?

—Por el tema de la administración del equipo, nos llegaron a deber tres meses de sueldo.

—¿Cómo hacían entonces?

—La hinchada del Boys es muy especial, estuvo muy cerca del equipo siempre, hacían colectas para que nosotros podamos cobrar y poder llevar un pan a nuestras casas. No sé qué hubiese sido de nuestras vidas si no contábamos con esa ayuda.

—¿La administración no cumplía su papel?

—Hay administraciones que ingresaron y no hicieron nada por el club, más bien lo endeudaron más.

—¿Cómo era entonces el vestuario rosado, qué decían?

—Es un camerino que representaba muy bien el sentir del Callao, con gente muy alegre, donde la salsa ponía la nota colorida. Todos (jugadores, comando técnico y auxiliares) hacen que sea un camerino especial. Es uno de los camerinos que marcó mi carrera.

—Pero la hinchada los presionaba cuando no salían las cosas bien, ¿no?

—Los hinchas iban al entrenamiento en buena onda, nunca sucedió algo malo. Cuando juegas en Sport Boys tienes que estar preparado mentalmente que es una hinchada que te apoyará a muerte si ve tu entrega total.El chef

—¿Cómo la estás pasando en Atlético Grau?

—Muy bien. Después de jugar o entrenar, me voy a mi casa, soy hogareño, me gusta cocinar y jugar playstation. Y veo videos para analizar a los próximos rivales de Grau.

—Que se cuide Gastón, entonces. ¿Cuál es tu especialidad en la cocina?

—Si bien todos los futbolistas seguimos un régimen de dietas, me gusta cocinar pastas. Soy poco de hacer guisos porque no me gustan los condimentos.

—¿Quién te enseñó a cocinar?

—Tengo muchos años viviendo solo y aprendí solo, y con la práctica he ido perfeccionando mis platos. Ah, cuando quiero hacer un platillo y no lo sé, le hago una videollamada a mi madre, que me explica sobre los ingredientes y pasos, y listo.

—¿No te has animado a hacer un cebiche piurano?

—El cebiche es plato bandera en Piura y lo hacen muy diferente a Lima. Son muy celosos con su cebiche. Yo estoy solo para comer y no preparar, jajaja…

—Bien en las comidas, pero en lo deportivo no le van bien al Grau, ¿no?

—Lamentablemente, no se nos está dando el resultado (tres derrotas en tres partidos), pero somos un equipo que compite muy bien y es compacto. El Atlético Grau está para pelear un torneo internacional y ojalá se pueda dar.Nieto de Futbolista

—¿Tus padres estuvieron de acuerdo con tu decisión de hacerte futbolista?

—Siempre me apoyaron. Les costó al comienzo porque dejaba a la familia a los 17 años y en ese momento era hijo único; ahora ya tengo un hermano más.

—¿Qué jugadores marcaron tu carrera?

—Luis Advíncula, quien ahora evolucionó mucho más y motiva al jugador peruano para pensar que puede actuar en cualquier equipo del mundo. Y del exterior, me agradaba el alemán Philipp Lam.

—Para terminar, sé que vienes de una familia de futbolistas.

—Mi abuelo es Víctor Rostaing, que hizo historia en Alianza Lima (1962-1969) siendo tricampeón y eso me da placer y alegría. Él me aconseja siempre que trabaje mucho, que no me conforme con nada. Me dijo que no fue tácticamente tan bueno, pero pudo ganar el titularato en tres campeonatos y que si él lo pudo hacer, ahora con el fútbol moderno yo podía desarrollarlo mejor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *