El Mobile World Congress 2024 remonta con fuerza en Barcelona pero sin la locura precovid

¿Sabías que creando diseños con CANVA puedes tener un negocio altamente rentable?

La curva de recuperación del congreso de los congresos en Barcelona, el Mobile World Congress (MWC), sigue apuntando hacia arriba, pero aún quedará por debajo de las plusmarcas de afluencia de 2019, en la prepandemia. Su evolución marca la misma suerte para hoteles, apartamentos, restaurantes, discotecas, taxis, comercios y demás sectores en los que pueda repercutir, lo que significa que este año será mejor que el pasado (cuando hubo una notable remontada hasta los 88.500 participantes), pero sin la locura y enorme volumen de demanda (y precios) de sus años récord. Habrá muchos hoteles llenos (sobre todo en máximas categorías y ubicaciones céntricas o cercanas a Fira Barcelona Gran Via), pero a estas alturas todavía se puede encontrar cama sin dificultad incluso para el lunes, día punta, y a precios altos pero no tan enloquecidos. Y lo mismo se aplica a la hostelería o a los saraos nocturnos.

Las dinámicas del macrocongreso que dinamiza la ciudad en plena temporada baja turística han ido evolucionando según se arraigaba a Barcelona. Muchas empresas que han participado año tras años conocen ya el alojamiento, ubicaciones y hasta restaurantes que les gustan y reservan por su cuenta y con gran antelación. No necesitan pasar por la agencia oficial de MWC, lo que ha implicado que el cupo de habitaciones reservadas por la organización haya crecido respecto a las 18.500 del año pasado, sin alcanzar las cifras de las últimas citas anteriores al covid. No obstante, el Gremi d’Hotels de Barcelona está seguro de que el “esta edición será mejor que la de 2023, aunque no se sabe hasta qué punto”, dependiendo del volumen final de reservas por otros canales, indica su director general, Manel Casals.

98662175

La patronal es consciente de que una creciente parte de asistentes gestionan su desembarco en Barcelona por su cuenta, y no dará datos de ocupación media hasta pasada la cita. Sí se certifica que el incremento de afluencia de esta edición estará marcado por el regreso de público asiático que el año pasado aún limitó sus desplazamientos.

Redimensionada y de calidad

Lejos de ser una marcha atrás, en el sector hay muchas voces que ven con buenos ojos la estabilización y redimensionar el congreso en pos de la calidad de sus participantes, más que de la cantidad. Tal vez por ello los hoteles que hace meses que han colgado el lleno son sobre todo de las máximas categorías, copados por directivos y altos cargos en sus alojamientos más caros.

Image ID:
98662250
Congresistas cenando en el restaurante Jacqueline’s de la calle de Tuset durante el MWC de 2023.
Manu Mitru
/clip/90e0b2fd-e305-423e-a4d8-21b66eaf5ff7_16-9-aspect-ratio_default_0.jpg
880
495

Los de lujo mejor ubicados, como Majestic Spa & Hotel está muy buscado y al completo desde hace meses (por la organización y reservas independientes) y se ha convertido desde hace años casi en la ‘segunda casa’ de una parte del equipo de Huawei. Esa fidelidad también se vive en el hotel boutique Mercer, uno de los más carismáticos de Barcelona en pleno Gòtic, que estará al 100% con clientes repetidores, sobre de EEUU, y reservas de cena de grupos que se sentaron a la mesa de su restaurante principal otros años.

También el hotel El Palace Barcelona estará lleno, con un cliente mayoritario en torno a los 50 años, masculino, de Asia y Próximo Oriente sobre todo. Y aunque en general los participantes del MWC tienden a recortar su estancia en la ciudad respecto a los primeros años porque ya la conocen, en establecimientos como este destacan que muchos huéspedes llegarán ya el sábado y se marcharán mayoritariamente el miércoles, el mismo día en que acaba la feria.

Image ID:
98662275
Fiesta en exclusiva de una empresa participante en el MWC de 2023, en el restaurante Tracatrá.
Manu Mitru
/clip/0e1e29c7-8a80-4080-9389-6a92a873ba18_16-9-aspect-ratio_default_0.jpg
880
495

El grupo Sercotel afirma que alcanzarán el 98% de ocupación en sus cuatro hoteles del centro de Barcelona (en la línea del año pasado), mientras que en el área metropolitana crecerán ligeramente hasta al 94%.

Los precios de las camas libres se han disparado respecto a cualquier otra fecha de febrero, como es lógico, pero no al nivel de antaño, cuando era casi misión imposible encontrar dónde dormir en Barcelona y por una simple habitación de última hora en un hotel medio se pagaban casi mil euros. El pasado jueves, el portal de reservas Booking daba como día de mayor ocupación el lunes, donde un 91% de su oferta (de la cuota que los hoteles gestionan por esta vía) estaba copada.

Pero incluso ese día podían encontrarse cientos de emplazamientos, desde albergues modestos con habitaciones compartidas para los más aventureros a partir de unos 50 euros, 0 con habitaciones dobles a 150, hasta decenas de opciones de dos, tres e incluso cuatro estrellas a unos 300 euros. Un buen puñado de estos últimos se ofertaba a entre 400 y 600 euros, aunque si la demanda no los absorbe los precios podrían oscilar. Los precios se han encarecido más de un 52%, pero hay más disponibilidad y variedad.

Lujo por unos mil euros

En la franja más cotizada, se podían encontrar habitaciones de cinco estrellas gran lujo en pleno paseo de Gràcia a algo menos de 800 euros, el novísimo Torre Melina de Diagonal rondaba los más de 900 y un repertorio de alojamientos de élite se iba más allá de los 1.400 euros al ser sus últimas habitaciones. La opción más cara disponible y anunciada en ese momento era un apartamento turístico de 60 metros cuadrados a 3.767 euros junto a la playa del Bogatell.

Justamente el sector de las viviendas de uso turístico si estiman hasta un 95% la ocupación durante el congreso, con estancias medias de 4,5 noches, señalan fuentes de la patronal Apartur. Su presidente, Enrique Alcántara, destaca que están detectando un alto nivel de repetición entre clientes de otros años que “valoran alojarse en apartamentos y poder trabajar cómodamente con sus equipos” durante esas fechas. El sector reivindica que representan el 40% de la oferta de alojamiento de la ciudad, y que sin ellos los hoteles no darían abasto para grandes congresos y dispararían más los precios.

98662334

Los restaurantes también vivirán una intensa semana de actividad. Los congresistas de más poder adquisitivo se vuelcan en la gastronomía con estrellas Michelin (22 establecimientos que suman 32), que estos días tendrá mesas copadas, entre reservas individuales y grupos corporativos. Por ejemplo, el triestrellado Lasarte de Martín Berasategui en el Hotel Monument –también con ocupación de habitaciones al 100%– estará cada noche al completo, sobre todo con cenas de grupos pequeños de distintas empresas, mientras que la opción más informal de Oria (una estrella) también llenará a diario, y con dos noches de exclusividades corporativas. No obstante, distintos operadores señalan que este año tienen muchas reservas de grupos pequeños, pero menos grandes eventos de empresas que cierren restaurantes solo para ellos. Un posible efecto poscovid.

La noche de Barcelona es otro de los segmentos que se benefician de las ansias de distracción de muchos asistentes tras las largas sesiones en el recinto ferial. Desde Fecasarm, calculan que los restaurantes, bares y discotecas facturarán esos días 105 millones de euros, aunque el 80% se concentrá en las zonas más céntricas o turísticas.

Taxis ‘non stop’ desde el sábado

Precisamente la franja nocturna se ha consolidado como la más rentable para el taxi en esas fechas. Tito Álvarez, portavoz de Élite Taxi, destaca a este diario que es a la hora de las cenas y las copas cuando la facturación puede subir un 40%, gracias a la tarifa nocturna y la mejor movilidad a esas horas. Por el contrario, durante el día el incremento de caja respecto a la normalidad es del 20 al 30%, porque los grandes atascos y “graves problemas de movilidad” hacen que llegar a Gran Via 2 sea lento y acabe en ocasiones con los clientes apeándose del taxi para cubrir los últimos metros más rápido a pie. Ilustra que con una fila de 500 saliendo de la Fira se genera ya tráfico lento llenando la Gran Via hasta la altura del Parlament, por lo que con un millar de taxis movilizados en momentos punta, los desplazamientos son “complicados”. Cabe recordar que el servicio está liberalizado las 24 horas desde el sábado hasta el final del congreso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *