El Getafe gana a Osasuna con tres goles de cabeza

El Getafe, con tres goles de cabeza de los serbios Stefan Mitrovic y Nemanja Maksimovic y otro de José Ángel Carmona, se impuso a Osasuna, que se recompuso dos veces de los golpes de su rival pero no pudo sumar un triunfo que se le resiste en el Coliseum Alfonso Pérez en los últimos once partidos ligueros, desde el 30 de marzo de 2008.

El partido estuvo marcado por la intensa lluvia que cayó sobre el Coliseum, sobre todo en la primera parte, en la que ambos equipos se vieron frenados por los resbalones que se fueron produciendo en ciertos controles del esférico.

Osasuna saltó al césped con un once muy renovado, con siete novedades y la presencia de cinco canteranos, entre ellos el recién renovado Iker Muñoz, que formó en la medular junto con Aimar Oroz y Moi Gómez.

Tanta novedad no resintió el planteamiento táctico de Jagoba Arrasate, cuyo equipo se hizo dueño del balón en los primeros treinta minutos, en los que contabilizaron dos ocasiones de peligro, una con un disparo lejano de ‘Chimy’ Ávila que se fue por el lado derecho de la portería de David Soria y otro con un cabezazo de Ante Budimir, a la salida de un córner, que atrapó el portero madrileño.

El Getafe, sin ser dominador, esperó su oportunidad y ésta llegó a balón parado. El uruguayo Damián Suárez puso un centro medido desde el córner derecho a la cabeza de Stefan Mitrovic, que, adelantándose a Iker Muñoz, remató cruzado a gol.

Antes del descanso, Osasuna logró la igualada tras una buena jugada que culminó Iker Muñoz, que se recompuso de su fallo interior con una volea a media altura dentro del área tras una cesión de su compañero Aimar Oroz.

La segunda parte comenzó con un ritmo frenético que benefició al Getafe, que volvió a adelantarse en el marcador por medio de José Ángel Carmona, que, llegando desde atrás, remató de cabeza un centro al área desde la izquierda de Diego Rico que pilló desprevenido a Sergio Herrera.

La alegría le duró poco al equipo madrileño porque casi acto seguido David Soria derribó dentro del área a Budimir y el croata, desde los once metros, no falló.

La igualdad en el marcador reflejó lo visto sobre el césped, con dos equipos tratando de hacer daño a su rival pero sin lograr imponer su dominio sobre el otro, algo que obligó a ambos técnicos a buscar soluciones en el banquillo.

Los mayores aplausos se los llevó Mason Greenwood, cuya llegada al Getafe como cedido por el Manchester United ha estado envuelta en polémica. Sin jugar desde enero de 2022, el británico salió con muchas ganas, trató de participar en el juego, y dejó un par de destellos de calidad en jugadas ofensivas que levantaron al público de sus asientos.

Cuando parecía que el partido languidecía sin dominador claro, el Getafe, de nuevo a balón parado y de nuevo de cabeza, volvió a marcar. Esta vez fue tras un saque de esquina de Carlos Aleñà desde el córner derecho que Nemanja Maksimovic remató de cabeza al fondo de las mallas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *