El declive y resurgir de Isco, un viejo deseo del Barça

Cuando apareció en aquel genial Málaga, de Isco Alarcón se dijo que tenía ADN del Barça. Que hubiera encajado perfectamente en el equipo azulgrana, donde ya brillaban futbolistas como Busquets, Xavi o Iniesta, con el que se le llegó a comparar.

Centrocampista técnicamente superdotado, de toque, de trote pausado, con capacidad para encontrar espacios en los sitios más inverosímiles, también disponía de buen disparo desde la larga distancia, lo que le hacía muy completo.

El FC Barcelona siempre ha tratado de tener controlados a los mejores centrocampistas del momento porque en su fútbol, la sala de máquinas es fundamental. Y la irrupción de Isco en Málaga no pasó desapercibida para la dirección deportiva azulgrana. Le hicieron un seguimiento y los informes futbolísticos constataron que era un jugador de gran talento pero también con algunos déficits. Poco trabajo sin balón y una ligera tendencia al sobrepeso, entre algún que otro defecto. Puntos que años más tarde se acabarían confirmando tanto en el Real Madrid como en el Sevilla.

El Madrid pagó por él 30 millones de euros en 2013. Sus primeros dos años en el Bernabéu fueron buenos pese a que la presencia de Cristiano Ronaldo, Bale y Benzema le obligaron a jugar en el centro del campo, donde al talento ofensivo tuvo que añadirle un poco más de sacrificio defensivo para que el equipo tuviera equilibrio.

Isco estuvo en el banquillo del Real Madrid

| SPORT

Con el adiós de Ancelotti y la llegada de Rafa Benítez empezaron los problemas. Pasó a ser simplemente un recurso más y la relación con el técnico madrileño tuvo sus más y sus menos. En la primera etapa de Zidane alternó titularidades y suplencias pero era difícil entrar en aquel equipo que tenía un trio espectacular en el centro del campo (Casemiro, Kroos y Modric) y otro arriba (Benzema, Bale y Cristiano).

Pero con las múltiples lesiones de Bale, pudo encontrar su sitio y brillar. Cogió peso en el equipo con la llegada de Julen Lopetegui, junto con Pellegrini, el técnico con el que se ha sentido más cómodo y que le ha dado más confianza. El propio Isco reconoció que por aquella época el Barça volvió a llamar a su puerta.

Pero el cese de Lopetegui y la llegada de Scolari fueron el principio del fin. Con el argentino nunca congenió y empezó a ir cuesta abajo, tanto en rendimiento como en implicación.

Isco durante su etapa con el Sevilla

| EFE

Pese al retorno de Zidane y luego de Ancelotti, el fútbol de Isco nunca volvió a ser el mismo. Se dejó ir, llegaron muchas lesiones, su sobrepeso fue más que evidente y dejó en el ambiente una sensación de pasotismo y resignación con su situación que tanto el club, como los técnicos y el jugador no lucharon por intentar cambiar.

Finalizó su contrato y luego recaló en el Sevilla, donde Lopetegui pidió su fichaje. Pero también duró poco en Nervión. Acabó peleado con Monchi y con Sampaoli.

El Betis lo rescata

Sin equipo, estuvo entrenando en solitario esperando alguna oferta atractiva que lo rescatara para el fútbol. Tuvo algunas propuestas, como no de la liga de Arabia Saudí, pero prefirió esperar. Y apareció el Betis de Pellegrini, que se vio capaz de volver a sacar lo mejor de Isco, que eso sí, también hizo un gran trabajo individual para volver a ser el de antes.

“Había pasado por una etapa difícil en los últimos años, pero nunca me di por vencido. Trabajé mucho física y mentalmente para volver fuerte, así que estaba listo; sólo necesitaba aplicarlo en el campo, y eso es lo que estoy haciendo ahora. Me apasiona mi profesión, jugar al fútbol, y, cuando decidí parar unos meses, lo hice para prepararme mejor que nunca a todos los niveles. Me propuse demostrar que tengo hambre, ambición y capacidad. Puedes hacer partidos mejores o peores, pero, por encima de todo, están mi compromiso y mis ganas de ayudar al equipo”, dijo.

Isco, que hoy por la noche liderará sobre el campo al Betis contra el Barça, ha logrado ser el MVP de su equipo en los cuatro primeros partidos de Liga y también ha marcado un gol. Como dato curioso, es el jugador que ha generado más ocasiones esta temporada sin todavía haber dado una asistencia de gol.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *