El Amazonas, al borde del colapso: Hasta el 47% de sus bosques pueden desaparecer para 2050

¿Sabías que creando diseños con CANVA puedes tener un negocio altamente rentable?

Durante los últimos 65 millones de años, los bosques del Amazonas han sido relativamente resistentes a la variabilidad climática. Ahora, la región está cada vez más expuesta a un estrés sin precedentes debido al aumento de las temperaturas, las sequías extremas, la deforestación y los incendios, incluso en partes centrales y remotas del sistema amazónico.

La posibilidad de que ese sistema forestal alcance pronto un punto de inflexión, provocando un colapso a gran escala con graves implicaciones para el sistema climático global, genera preocupación mundial.

Un amplio equipo de científicos ha analizado la evidencia existente sobre los factores principales del estrés hídrico en los bosques amazónicos, así como los posibles umbrales críticos de esos factores que, si se cruzan, podrían desencadenar un colapso forestal local, regional o incluso en todo el bioma.

Al combinar información espacial sobre diversas perturbaciones, estimaron que para 2050, entre el 10% y el 47% de los bosques amazónicos estarán expuestos a perturbaciones compuestas que pueden desencadenar transiciones ecosistémicas inesperadas, incluso desaparecer, y potencialmente exacerbar el cambio climático regional.

El aumento de las temperaturas propicia la desaparición de los bosques y la desaparición de los bosques propicia el aumento de las temperaturas, Es un círculo vicioso, la pescadilla que se muerde la cola.

Image ID:
98700350
La deforestación avanza imparable por la Amazonia.
nationofchange.org
/clip/fbb9705a-d1e3-4a4d-9306-26326c8bf33f_16-9-aspect-ratio_default_0.jpg
1200
864

Los resultados del estudio, publicado en ‘Nature’, muestran cómo la complejidad inherente de la Amazonia agrega incertidumbre sobre la dinámica futura, pero también revela oportunidades para la acción e identifica umbrales climáticos y de uso de la tierra que no deben traspasarse para mantener la Amazonia resiliente.

“Mantener la resiliencia del bosque amazónico en el Antropoceno dependerá de una combinación de esfuerzos locales para poner fin a la deforestación y la degradación y ampliar la restauración, con esfuerzos globales para detener las emisiones de gases de efecto invernadero“, subrayan los investigadores.

De sumidero a fuente de carbono

El sureste del Amazonas ya ha pasado de ser un sumidero de carbono a ser una fuente, lo que significa que la presión humana actual es demasiado alta para que la región mantenga su condición de selva tropical a largo plazo”, afirma el científico del Potsdam para la investigación del Impacto Climático (PIK) Boris Sakschewski, uno de los autores del estudio.

“Pero el problema no termina ahí. Dado que los bosques tropicales enriquecen el aire con una gran cantidad de humedad que forma la base de las precipitaciones en el oeste y el sur del continente, la pérdida de bosque en un lugar puede provocar la pérdida de bosque en otro en un circuito de retroalimentación autopropulsado o simplemente un ‘inclinamiento’”, añade Sakschewski.

Las recientes tensiones provocadas por el incremento de las temperaturas, las sequías, la deforestación y los incendios están debilitando los mecanismos naturales de resiliencia del Amazonas, “empujando a este sistema hacia un umbral crítico“, concluyen los autores.

Image ID:
98700508
El ríom Neris, en el Amazonas.
Unsplash
/clip/15cfd4d9-26cc-4569-9e22-68d23997a52c_16-9-aspect-ratio_default_0.jpg
2400
1599

Tras analizar una gran cantidad de resultados científicos, los investigadores identifican cinco factores críticos relacionados con este punto de inflexión: el calentamiento global, las cantidades anuales de lluvia, la intensidad de la estacionalidad de las precipitaciones, la duración de la estación seca y la deforestación acumulada.

Pero no se quedan en el diagnóstico, también aportan posibles soluciones: para cada uno de estos factores, sugieren límites seguros para mantener la resiliencia del Amazonas.

“Descubrimos, por ejemplo, que con una precipitación media anual inferior a 1.000 mm por año, la selva amazónica no puede existir. Además, por debajo de los 1.800 mm por año, se hacen posibles transiciones abruptas de la selva tropical a una vegetación similar a la sabana. “Esto puede deberse a sequías o incendios forestales, que se han vuelto más frecuentes y más graves en los últimos años”, afirma Da Nian, científico del PIK y coautor del estudio.

Combinar esfuerzos locales y globales

Pero el impacto por la pérdida de bosques no se limita al Amazonas. La humedad transportada a través de los llamados ‘ríos voladores’ del Amazonas es una parte crítica del monzón sudamericano y, por lo tanto, esencial para las precipitaciones en vastas partes del continente, expone el estudio.

Además, la Amazonia en su conjunto almacena carbono equivalente a entre 15 y 20 años de las actuales emisiones humanas de CO2. “Por lo tanto, la pérdida de bosques amazónicos impulsa aún más el calentamiento global e intensifica sus consecuencias”, alertan los científicos.

Image ID:
98700693
Deforestación en la amazonia.
Felipe Werneck
/clip/1f0e31d6-d814-4641-a32e-feef53db062d_16-9-aspect-ratio_default_0.jpg
1600
900

El estudio también analiza ejemplos de bosques perturbados en varias partes de la Amazonia para comprender qué podría pasar con el ecosistema. En algunos casos, el bosque puede recuperarse en el futuro, pero permanecerá atrapado en un estado degradado, dominado por plantas oportunistas, como las lianas o los bambúes.

En otros casos, el bosque no se recupera y permanecería atrapado en un estado inflamable y de dosel abierto (la vida silvestre es menos abundante que cuando los árboles forman un dosel cerrado).

“La expansión de ecosistemas abiertos e inflamables en todo el núcleo del bosque amazónico es particularmente preocupante porque pueden propagar incendios a los bosques adyacentes”, destacan los investigadores

“Para mantener el bosque amazónico dentro de límites seguros, se deben combinar esfuerzos locales y globalesLa deforestación y la degradación forestal deben terminar y la restauración debe expandirse. Además, queda mucho por hacer para detener las emisiones de gases de efecto invernadero en todo el mundo”, concluye el coautor Niklas Boers, del PIK y profesor de la Universidad Técnica de Múnich.

Informe de referencia: https://www.nature.com/articles/s41586-023-06970-0

…………….

Contacto de la sección de Medio Ambiente: crisisclimatica@prensaiberica.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *