Drama en Old Trafford

La situación en Old Trafford empieza a ser preocupante. El Manchester United volvió a sumar otra derrota en Premier League, esta vez ante el Brighton de Roberto De Zerbi, que se ha ganado ha pulso el respeto de todo el ‘Big Six’, y ya son tres batacazos en las primeras cinco jornadas. Incluso los aficionados abandonaron el estadio antes del pitido final.

Tan solo seis puntos de quince posibles, conseguidos ante el Nottingham Forest y el Wolverhampton, ambos triunfos por la mínima. Cuando se han enfrentado a rivales de más entidad, como Tottenham, Arsenal o el propio Brighton, el resultado ha sido siempre el mismo: morder el polvo. Los goles de Danny Welbeck, Pascal Gross y Joao Pedro volvieron a ‘desnudar’ a un United cayó ante un equipo que, con mucha menos inversión, practica un fútbol dinámico, atractivo y más efectivo.

UN PASO ADELANTE, DOS PASOS ATRÁS

El año pasado Erik ten Hag le lavó la cara a un Manchester United que andaba bastante ‘perdido’. Tras un inicio con más sombras que luces, finalmente logró meter a los ‘red devils’ en la Champions League, aunque ha quedado bien claro que por un paso que dieron adelante han dado dos pasos atrás.

El Brighton dominó al Manchester United en Old Trafford

| Agencias

El verano debía servir para mejorar la plantilla y aspirar a hacer cosas grandes, tanto en el torneo doméstico como en Europa. La realidad, muy distinta, es que pese a tener grandes piezas, el Manchester United está completamente atascado.

El club dotó a Ten Hag en con varias piezas que demandaba, invirtiendo más de 200 millones de euros para mejorar la plantilla, según ‘Transfermarkt’. 75 ‘kilos’ en Rasmus Hojlund, casi 65 en Mason Mount, más de 50 en André Onana, 10 por la cesión de Sofyan Amrabat y otros 5 en Altay Bayindir. También llegaron Johnny Evans (libre) y Sergio Reguilón (cesión) para reforzar la defensa.

LA PLANTILLA MÁS CARA DEL MUNDO

Sin embargo, los resultados no llegan y el escenario es insostenible para un cuadro que posee la plantilla más valiosa de todo el planeta. Según el ‘CIES Football Observatory’ está valorada en 1.234 millones de dólares, seguido del Chelsea (1.200 millones) y el Manchester City (1.060 millones).

El reto para Ten Hag es mayúsculo y deberá dar dar la vuelta a la tortilla lo antes posible. La enorme presión que supone la millonaria inversión que tiene detrás y la dureza de compaginar la competividad de la Premier League con la mística de la Champions League pueden marcar un antes y un después en Old Trafford.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *