Diego Mayora la rompe en la Copa Perú con el Sport Aurora de Juliaca: “Me llaman el ‘Tanque de los Andes’”

Desafiando el frío del altiplano, Diego Mayora vuelve a nacer en el fútbol con el Sport Aurora de Pusi, en Juliaca, en la Copa Perú. A sus 31 años, el delantero se trazó como objetivos volver a jugar en la Liga 1 y en la selección.

PUEDES VER: Banana Ruiz se conmueve al recordar a sus hijos fallecidos en accidente: “Lloro todos los días”

—¿Cómo se dio la llegada al Sport Aurora de Pusi?

—Fue gracias al llamado del profesor Ramírez Cuba, a quien conozco bien y lo estimo mucho. He jugado en costa, sierra y selva. Me adapto a cualquier región del país.

—¿Qué expectativas?

—Llegar lo más lejos en la Copa Perú. Primera vez que el equipo es campeón en una etapa provincial, ahora estamos en la departamental y esperamos llegar a la nacional y ascender a Liga 2.

—¿Ya domaste la altura?

—Al principio, me costó, pero con la pretemporada y los partidos uno se adapta. Antes de llegar acá tuve una pretemporada en Cerro de Pasco con el Ecosem, donde ahí si es bravo. También jugué partidos en Cajamarca y Cusco, lo que me permitió acostumbrarme a la altura.

—La gente te quiere en Juliaca.

—Acá, en Juliaca, la gente me quiere, me trata bien y eso es bueno. Me llaman el Tanque de los Andes. Ese cariño no lo sentí en Pucallpa, pese a que lo di todo y se logró un acenso con el Deportivo Pucallpa.

—¿Qué te parece que la FPF le haya quitado a la Copa Perú el ascenso directo a la Liga 1?

—No me parece bien, varios jugadores que  llegaron a la selección han salido de este torneo, quitando el ascenso directo quitan a los dirigentes y empresarios las ganas de invertir. Lo bueno es que la Liga 2 otorga dos cupos a la Liga 1.

—¿Se satanizó a la Copa Perú por los escándalos?

—Sí. La Copa Perú es un torneo fascinante, pero hay algo de informalidad, como los contratos y algunos clubes cuando ascienden a Liga 1 tienen problemas económicos. Por una parte, está bien la medida de la FPF para hacer más serio la Copa Perú.

Volver a empezar

—¿Qué significa volver a jugar en Copa Perú?

—Es volver a mis inicios, me siento bien, después de mucho tiempo le comencé agarrar ese cariño como cuando empecé. Me va bien en Sport Aurora, hago goles. Mi meta es volver a jugar en Liga 1 y sé que puedo lograrlo.

—¿Es como un renacer?

—Lo tomo así, porque tengo muchas ganas, sueños, la edad no es impedimento, tampoco soy muy viejo, he madurado y tengo la ilusión de volver a jugar en Liga 1. Espero jugar cuatro años más.

—¿Por qué no seguiste en Colón de Santa Fe?

—En Colón estuve un año (2016-2017), no jugaba y se dio el préstamo a Municipal, con el que fui goleador, soy su hincha y fuimos protagonistas.

—En 2016 estuviste en la selección y Gareca veía en ti al posible sucesor de Guerrero.

—Lindos momentos. Las cosas a veces se dan por algo, pero nunca es tarde cuando uno se propone objetivos. Si llego a Liga 1, voy a lucharla para volver a la selección.

—Estuviste cerca de Universitario, ¿qué pasó?

—El 2018 estuve cerca de llegar a Universitario, pero hubo un problema con Real Garcilaso (hoy Cusco FC), ya estaba todo conversado, pero en el préstamo de Colón a Garcilaso había una cláusula que decía que solo podría jugar por Garcilaso. Me quitaron las ganas de jugar en un club grande. Los arrepentimientos están de más. Estoy para grandes cosas y espero jugar en Liga 1 y llegar a un equipo grande.

—¿Qué cosas te faltan por mejorar?

—Mi peso, mejorar en ese tema. Llegar acá me ha servido mucho, he bajado algunos kilos. No estoy con un nutricionista, pero sí sigo una dieta porque la altura es especial, lo que me ha permitido marcar muchos goles.

—¿Piensas ser entrenador?

—No, cuando me retire no quiero saber nada de fútbol. El próximo año espero estudiar una carrera profesional, esa es otra de mis metas.

—¿Ya hiciste el tour por el lago Titicaca?

—Me di un tiempo para conocerlo. Cuando jugué en Real Garcilaso no fui a Machu Picchu, algo de lo que me arrepiento.

—Gracias Diego, ¿algo que deseas agregar?

—Para aquellos que se sienten acabados, cuando creen que no tienen fuerzas, deben pensar en su familia y mientras uno tenga vida se puede lograr cosas importantes. Me he tomado en serio este desafío.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *