¿Cómo se vive el cierre de mercado de fichajes desde dentro?

Como aquel que se deja el trabajo de la universidad para el último día o espera hasta la última fecha disponible en el calendario para hacer una tarea importante, en el fútbol pasa algo parecido. El 31 de agosto (ahora 1 de septiembre) es una fecha marcada en rojo para los clubes, conocedores de la locura de movimientos que se producen a medida que se acerca el pitido final que marca las 00.00 horas de la noche.

Desde la Sede Oficial de LaLiga en Madrid, situada ahora en la Calle de Torrelaguna, los allí presentes pudimos vivir en nuestras propias carnes unas últimas ocho horas (y algo más) de mercado de fichajes absolutamente frenéticas. Desde el doble fichaje de los dos ‘Joaos’ y el carrusel de salidas en Can Barça hasta el traspaso de Mason Greenwood al Getafe, más propio de un jugador del FIFA que de un club de Primera División.

Carreras, conexiones en directo, caras largas, compañeros periodistas que trabajan codo a codo pese a ser de medios distintos y un aroma a cansancio que se iba haciendo notar hacia la madrugada. Los fichajes iban cayendo a cuentagotas pero las pantallas ofrecidas por LaLiga en la sala no se actualizaban con los nuevos inscritos, y la página web debió caerse unas cinco veces por lo menos. Nada que la doble llegada de Joao Félix y de Joao Cancelo no pudiese solucionar, posterior al ‘aviso’ de una operación que fue confirmada por Javier Gómez, director general corporativo de LaLiga.

Rumores que acaban siendo sólo rumores como el interés de Osasuna en Abde, frustrado por un Real Betis que tenía músculo económico después de cerrar la salida de Paul al Olympique de Lyon, o un fichaje tan sonado como el de Mariano Díaz al Sevilla que se cerró de milagro, cuando todos lo dábamos por perdido. Un mar de nombres en el que había que nadar para salir a respirar.

La cena, cortesía de Burger King (patrocinador de LaLiga), salvó a más de uno de un apuro. La arena del reloj iba cayendo hacia las 00.00 horas, momento en el que el sistema se apaga y no se acepta ninguna operación más desde las oficinas de control económico. La cesión de Eric Garcia al Girona fue anunciada a las 23.36, mientras que el traspaso de Abde al Real Betis estuvo todavía más al límite, a las 23.56. Las pantallas con las inscripciones no oficializaron esta operación hasta pasada la madrugada. En medio de esta locura, Mason Greenwood fichaba por el Getafe y algunos se preguntaban, entre risas, si era el momento de Kylian Mbappé. Otro año será.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *