Cómo cuidar las orquídeas: luz, significado, características y tipos

¿Sabías que creando diseños con CANVA puedes tener un negocio altamente rentable?

Las orquídeas son una de las plantas exóticas más resistentes. Aunque es de interior y no necesita mucha atención, esta flor de invierno tiene fama de delicada. Sin embargo, con los cuidados necesarios puedes conseguir que dure mucho tiempo.

Las orquídeas son más fáciles de mantener de lo que se cree y en este artículo, te daremos unos consejos para que tengan un aspecto sano y brillante.

98417363

Es fundamental situar la orquídea en un lugar idóneo durante su proceso de floración. Aunque esta planta se cultiva en el exterior, se adaptan prácticamente mejor a un interior si están bien cuidadas. Busca un lugar con bastante luz, como la cocina o el salón. No obstante, procura que no reciba sol directo sobre sus hojas. Las orquídeas son plantas muy reconocibles, sus populares flores están formadas por tres sépalos: dos pétalos y un libelo, donde se posa el insecto polinizador.

Esta planta es monopodial, por lo que se desarrolla en un solo eje. Las hojas nacen de su tallo, son de color verde intenso, carnosas y se caracterizan por tener raíces bastante gruesas. La orquídea ha sido considera una planta medicinal durante muchos años. Esta flor curaba la tos, la disentería, la digestión, el destemple, el dolor de cabeza y las inflamaciones, además de aliviar los síntomas de producidos por la fiebre.

Normalmente, las orquídeas necesitan una temperatura de 22 °C para vivir, puesto que no soportan las temperaturas frías por debajo de los 10 °C o las temperaturas altas por encima de los 30 °C. Para florecer bien, necesitan un ambiente húmedo, entre el 60 y el 80% de humedad. Sitúa un humidificador cerca para conseguir mantener la humedad que necesita la planta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *