Así fue el primer ‘milagro’ de Ricky Rubio

¿Sabías que creando diseños con CANVA puedes tener un negocio altamente rentable?

Ricky Rubio lleva prácticamente 20 años en la élite del baloncesto. Su precoz debut en la ACB con 14 años, 11 meses y 24 días marcó un antes y un después en la historia de la liga. No fue una aparición anecdótica, la producida aquel 15 de octubre de 2005 en Granada, ya que aquella campaña 2005/2006, aquel niño al que le encargaron dirigir a todo un Joventut, ya jugó 14 partidos con el conjunto verdinegro.

98695127

Aquel verano, con poco más de 15 años, Ricky disputó con la selección española el Europeo sub16, que se jugó entre Linares, Andújar y Martos, tres localidades jiennenses. Con su debut en ACB, Rubio era uno de los grandes reclamos del campeonato, y uno de los líderes del equipo. En la fase de grupos, España se impuso a Rusia, Alemania y Eslovenia, pasando invictos a la segunda fase.

Invictos hasta la final

En esta ronda, se vieron las caras con Serbia y Montenegro, Italia y Francia, y tal y como ocurrió en la fase inicial, pleno de victorias. En semifinales tocó medirse a Croacia, a la que superaron por un contundente 82-106, y con la plata ya asegurada, Rusia era el último escollo para lograr levantar la copa de campeones de Europa.

Ricky logra el primer empate…

El partido cumplió con las altas expectativas propias de una final, pero a seis segundos para acabar el duelo, Boris Sprygin anotó una canasta de dos puntos, para situar el 84-82 en el marcador favorable a los rusos. Tras tiempo muerto, Ricky apareció para empatar el duelo a falta de cuatro segundos, situación que obligó al seleccionador ruso a para el partido, y dibujar un último ataque para evitar la prórroga.

… y manda el partido a la prórroga con un triple imposible

Y eso pareció hacer un Teymuraz Babunashvili que anotó un triple prácticamente definitivo que heló los corazones de la afición española congregada en el Polideportivo de Linares. Ese prácticamente tiene que ver con que el jugador ruso no agotó posesión, y el reloj de partido todavía guardaba alguna décima para obrar un milagro. Y esa canasta divina llegó, de la mano, como no podía ser de otra manera, de un Ricky Rubio que recibió el balón algo adelantado, y desde medio campo, anotó un triple imposible para el empate a 87, desatando la locura de todo el público, que con las manos en la cabeza, no daban crédito a la inverosímil canasta.

📹 Se cumplen 1️⃣4️⃣ años de la INOLVIDABLE final de @rickyrubio9 en el #FIBAU16Europe de Linares 🔥

👉 51 PUNTOS
👉 24 REBOTES
👉 12 ASISTENCIAS
👉 7 ROBOS

Y una canasta legendaria 🎯

📝 MÁS INFO ⬇https://t.co/4gjdLtpEJp#LaFamilia #SomosEquipo pic.twitter.com/wuWArZChvj

— Baloncesto España (@BaloncestoESP) 20 de agosto de 2020

Unos números escandalosos en la final

La final necesitó dos prórrogas para decidirse, y el combinado español se llevó el oro por un épico 106-110. Aquel niño de brazos alargados y que ya exhibía una privilegiada visión de juego, sumó 51 puntos, 24 rebotes, 12 asistencias y siete recuperaciones. Casi nada para un Rubio cuya carta de presentación, para el baloncesto europeo, no pudo ser mejor. No hay que olvidar, que tan solo dos veranos después, Ricky se colgó la plata olímpica, sin tener todavía la mayoría de edad, tras disputar la final de los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 ante los Estados Unidos. 11 años más tarde, también en China, el jugador se proclamó campeón del mundo y fue elegido ‘MVP’ del torneo.

La unión con ‘La Familia’

Recuerdos como el de Linares explican el importante vínculo de Ricky Rubio con la selección española, que tanto le ha dado, y con la que, este próximo julio, luchará por estar en unos nuevos Juegos, con ‘La Familia’.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *