Ábalos se enroca: mantiene el escaño pero dimite como presidente de la Comisión de Interior

¿Sabías que creando diseños con CANVA puedes tener un negocio altamente rentable?

José Luis Ábalos se enroca. Confirmando los peores temores de la dirección del PSOE, que este lunes le ha exigido que renuncie al escaño, el exministro de Transportes mantiene por ahora su puesto en el Congreso. Pero sí ha dado un paso atrás como presidente de la Comisión de Interior en la Cámara baja, puesto del que ha dimitido, según fuentes socialistas.

Se trata de un cargo del que el partido sí le podía desalojar, a diferencia de su acta de diputado. El escaño es personal, así que Ábalos, que está sufriendo todas estas presiones por la investigación a su colaborador Koldo García, quien supuestamente cobró comisiones por la compra de mascarillas en lo peor de la pandemia, podría mantener el pulso durante toda la legislatura. De ser así, tendría que abandonar el grupo parlamentario socialista y pasarse al mixto, algo que contribuiría a complicar aún más el mandato de Sánchez.  

La dirección del PSOE, mientras tanto, sigue esperando a que Ábalos también entregue su acta. Así se lo ha solicitado la Ejecutiva del partido reunida este lunes. Ante la resistencia del eximistro, desde el partido se le ha dado un plazo de 24 horas. Los socialistas consideran que Ábalos tiene “responsabilidad política” como jefe directo de García. 

La tensión es máxima a la espera de próximos pasos. En la cúpula del partido reconocen que no tienen garantías totales de que Ábalos vaya a acceder su exigencia. Eso sí, confían en que no se resista, como exsecretario de Organización y persona que siempre ha respetado “la ortodoxia”. La portavoz del PSOE, Esther Peña, reconocía esta mañana en rueda de prensa desde Ferraz que la decisión de pedirle el acta “no está pactada” con Ábalos. 

Con todo, la portavoz ha recurrido al ejemplo de “compromiso” y “respeto” a la historia del partido, así como a “su militancia, su lucha y cada una de las instituciones en las que estamos representados”. De ahí, que haya asegurado que no tenía “ninguna duda de que Ábalos actuará en consecuencia por este bien mayor, que es el PSOE”. Pero de momento, Ábalos mantiene el pulso, solo renunciando a la presidencia de comisión, un cargo que supone cobrar un complemento de 1.598,13 euros mensuales (que se suman a la asignación de 3.142,14 euros, idéntica para todos los diputados), así como contar con un asistente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *